DURANTE LA PANDEMIA POR CORONAVIRUS

Especialistas del Hospital de Bellvitge alertan sobre posibles nuevos adictos al juego online durante el confinamiento

Los jugadores menores de 25 años han crecido un 12% en la última década y es el perfil que más preocupa

El Hospital de Bellvitge.

El Hospital de Bellvitge. / JOAN PUIG

Se lee en minutos

ACN

La angustia, la incertidumbre y las emociones negativas derivadas del actual estado de alarma y la situación de confinamiento pueden ser factores de riesgo que propicien la aparición de nuevos adictos al juego online. La responsable Juego Patológico del Hospital Universitario de Bellvitge (L’Hospitalet de Llobregat), Susana Jiménez, explica en una entrevista a la ACN que hay un gran número de personas con conductas adictivas pero que no están en tratamiento que se encuentran ahora en una situación de "franca vulnerabilidad".

Jiménez alerta el hecho de querer "desconectar de los problemas" es una de las principales motivaciones del juego patológico. Los jugadores menores de 25 años, que han crecido un 12% en la última década, es uno de los colectivos que más preocupa a los especialistas.

"Nos preocupan especialmente las personas que pueden tener un problema de juego pero que aún no han llegado al tratamiento", detalla Jiménez. Se trata de un colectivo hasta ahora oculto que podría aflorar como consecuencia de la situación de confinamiento. Para Jiménez, este "puede ser un momento bastante complicado" para estas personas.

Foco en el público joven

En este sentido, desde la Unidad de Juego Patológico de Bellvitge piden a la ciudadanía que no confunda el juego como una actividad de ocio y no se inicie ahora durante el periodo de confinamiento. "No es un entretenimiento como otro. Tiene un potencial de riesgo muy importante y más en una situación como ésta en el que afloran las emociones negativas", apunta Jiménez

De entre todos los potenciales nuevos adictos, los especialistas muestran especial preocupación por el público más joven, cada vez más numeroso. Además, al ser un perfil de jugador que se sabe desarrollar con las nuevas tecnologías es tan peligroso el jugador online como el jugador presencial, ya que en un momento determinado es más fácil que pueda hacer "el salto al online".

En este sentido, Susana Jiménez pide a las familias que tengan los ojos bien abiertos ante posibles conductas adictivas: "Puede ser una buena oportunidad para darse cuenta de que esta actividad conlleva problemas y que pasado el confinamiento se puede solicitar tratamiento". Sin embargo, es necesario que el entorno sea "especialmente comprensivo" en un momento como el actual.

Los jugadores en tratamiento, más tranquilos

En cuanto a los jugadores que ya están siguiendo un tratamiento, la responsable de Juego Patológico de Bellvitge asegura que el riesgo de recaída es mínimo, aunque ya se ha dado algún caso puntual. "Los que tenían problemas de juego presencial no tienen ningún estímulo y están más tranquilos. El problema del juego les ha quedado ahora en un segundo plano", explica.

Los jugadores online, en cambio, aunque sí es más peligroso que puedan recaer, tienen prohibido el acceso a las plataformas de juego de España. Ésta, de hecho, es una medida que Jiménez recomienda ante cualquier posible conducta adictiva. Cualquier persona lo puede pedir voluntariamente a la Dirección General de Ordenación del Juego.

En todos los casos, los pacientes en tratamiento continúan vinculados telemáticamente con sus terapeutas.

Te puede interesar

Más noticias de L'Hospitalet en la edición local de EL PERIÓDICO DE CATALUNYA