01 abr 2020

Ir a contenido

ALUMNOS POR CLASE

El 40% de escuelas de L'Hospitalet superan la ratio de alumnos

El Ayuntamiento denuncia que tiene 2.000 escolares nuevos más matriculados este curso

Efe

Colegio público Joaquim Ruyra en L’Hospitalet.

Colegio público Joaquim Ruyra en L’Hospitalet. / ALBERT BERTRAN

L'Hospitalet de Llobregat acumula más de 2.000 alumnos nuevos escolarizados durante este curso y el 40% de las aulas de la ciudad supera la ratio establecida, según datos facilitados por el Ayuntamiento.

El consistorio ha alertado de que la perspectiva es que la matrícula viva siga creciendo los próximos meses y ha reclamado al Govern un incremento de la oferta y la calidad educativa pública en el municipio.

La actual normativa establece una ratio de 25 alumnos por grupo en infantil y primaria, y de 30 en la secundaria obligatoria.

En este sentido, el pleno municipal celebrado ayer aprobó una moción presentada por el PSC -que gobierna con mayoría absoluta- y L'Hospitalet en Comú Podem instando a la Generalitat a incrementar los recursos y apoyos a los centros que han escolarizado al nuevo alumnado y a aprobar inmediatamente la planificación de nuevos centros públicos en el municipio, entre otras reivindicaciones.

817 estudiantes en 354 aulas

En concreto, l'Hospitalet tiene 817 estudiantes con incremento de ratio en 354 aulas de educación infantil, primaria y secundaria obligatoria, lo que significa que un 40% del total de aulas de la ciudad están por encima del coeficiente establecido.

Los grupos municipales, en sintonía con entidades educativas como la Federación de Asociaciones de Madres y Padres de Cataluña (FAPAC), critican que en los últimos años se han creado 19 grupos extraordinarios en los centros públicos de infantil y primaria para atender el aumento de la demanda de plazas escolares y que la sobreocupación de las escuelas e institutos públicos provoca que los nuevos alumnos sean derivados a concertadas.

La moción también señala que el incremento de la ratio "afecta sensiblemente" a la calidad educativa y la capacidad de los docentes para atender adecuadamente el alumnado, a la vez que genera una reducción de espacios comunes en los centros para transformarse en aulas para grupos extraordinarios.