Ir a contenido

CONTRA EL ABANDONO ESCOLAR

Más de 150 jóvenes inician el nuevo curso en el Centro de Nuevas Oportunidades Barcelona Sur

L'Hospitalet, el Baix Llobregat, El Garraf y el Alt Penedès participan en esta iniciativa dirigida dar una nueva oportunidad a jóvenes que ni estudian ni trabajan

La nueva edición 2018-2020 arranca con un presupuesto de 3,5 millones de euros, financiados por el SOC y el Departament d'Ensenyament

El Periódico/ACN

Inauguración del nuevo curso en la Escuela Restaurante Tragaluz de la Fundación El Llindar de LHospitalet

Inauguración del nuevo curso en la Escuela Restaurante Tragaluz de la Fundación El Llindar de LHospitalet / Ayuntamiento Hospitalet

Más de 150 jóvenes de L’Hospitalet, el Baix Llobregat, El Garraf y el Alt Penedès participarán en la nueva edición del programa Nuevas Oportunidades en el Centro Barcelona Sur, una iniciativa inaugurada en 2016 y dirigida a dar una nueva oportunidad a chicos y chicas que han abandonado sus estudios y que no están trabajando.

Esta segunda fase, que se desarrollará desde este año y hasta verano de 2020, supone una nueva apuesta por el programa y pretende repetir el éxito de la primera edición, en la que casi el 80% de los participantes -360 en aquella ocasión- han conseguido incorporarse al mercado laboral o seguir su formación.

Así lo han aseguraron los departamentos de Treball y Ensenyament de la Generalitat, quienes impulsan esta iniciativa junto a la Fundación Llindar de L’Hospitalet, durante la presentación del nuevo curso en el centro ubicado en el antiguo edificio de Correos de la plaza del Repartidor de la ciudad.

En esta nueva edición hay de momento 150 alumnos y alumnas inscritos, de edades comprendidas entre los 16 y los 24 años, en un recurso al cual el SOC (Servei Públic d’Ocupació de Catalunya) destinará 2,6 millones de euros, mientras que Ensenyament invertirá 0,9 millones más, ascendiendo el presupuesto total del programa a los 3,5 millones de euros.

El objetivo primordial que persigue esta iniciativa es que los jóvenes que, por motivos diversos, no se han incorporado al mercado laboral ni han continuado sus estudios reglados, encuentren una motivación para seguir estudiando o bien para encontrar un puesto de trabajo.

De este modo, se propone luchar contra el abandono escolar mediante actuaciones de orientación, formación, acompañamiento e inserción laboral. Este año, se ha hecho además una reserva de plazas para incorporar a jóvenes migrados sin referentes familiares que requieran de un programa socioeducativo de estas características.

Más itinerarios

La Escuela Restaurante El Repartidor Tragaluz de la Fundación el Llindar de L’Hospitalet ha acogido este jueves el acto de inicio de curso. En este centro, los jóvenes pueden seguir un recorrido formativo certificado, que alterna formación y trabajo, y se pueden especializar en cocina o en servicios de restauración.

De la mano del grupo Tragaluz, el itinerario de hostelería es uno de los que ofrece la fundación El Llindar, encargada de gestionar este recurso educativo, pero los jóvenes pueden encontrar en él otras ramas de formación que además se han incrementado para este curso respecto a las ofrecidas en la primera edición.

Una alumna en la cocina de la Escuela Restaurante Tragaluz El Llindar de L'Hospitalet/ GEMMA SÁNCHEZ (ACN)

Así, los alumnos y alumnas pueden optar por dos itinerarios que ya existían, el de imagen personal, impartido en colaboración con CEBADO, y el de mecánica, en colaboración con el grupo M. Automoción, y por otros que se incorporan este año sobre administración y gestión, artes gráficas, web 4.0 y logística.

El alumnado alterna en este centro la formación profesional con experiencias laborales en ambientes de trabajo reales y, de manera transversal, los educadores les ofrecen un servicio de acompañamiento y orientación laboral. De esta manera, alargan y perfeccionan su formación y se garantizan un mejor conocimiento del mundo laboral, facilitando su incorporación a éste o su vuelta al entorno formativo.  

Inauguración del nuevo curso

Al acto de inauguración del nuevo curso en el centro de El Llindar en L’Hospitalet asistió el conseller d’Ensenyament, Josep Bargalló, quien puso poner en valor el potencial de los alumnos. “Algunos no tienen los resultados académicos que entendemos como ‘buenos’, pero eso sólo quiere decir que el sistema tradicional no les ha ido bien y que debemos trabajar para darles una nueva oportunidad”.

Para eso, asegura, es importante que existan programas como estos para desmitificar el concepto de “éxito educativo”, pues no se trata sólo de conseguir “éxito académico, sino que el éxito educativo real es aquel que incluye también éxito personal, social y laboral”, afirmó durante la presentación.   

Hasta L’Hospitalet se trasladó también el conseller de Treball, Chakir El Homrani, que quiso defender la incorporación de plazas en esta segunda fase del programa para jóvenes extranjeros que llegan solos a Catalunya a los que, aseguró, “es importante empoderar para su posible inserción laboral o su entrada en el sistema escolar”.

En esta línea, El Homrani ha instado al Estado español a resolver con celeridad la situación administrativa de estos menores y jóvenes, ya que es indispensable poder regularizar su estancia en el país para poder ofrecerles este tipo de formación.

Una nueva oportunidad

La directora de la Fundación El Llindar, Begonya Gasch, lamentó además el “fracaso” que resulta a menudo el sistema educativo, que excluye a aquellos alumnos y alumnas que no consiguen las notas mínimas para aprobar los currículums académicos.

“Por alguna cosa pasa”, insistió Gasch, destacando la incidencia que hace el programa ‘Noves Oportunitats’ en la detección de estos “obstáculos” que han llevado a los jóvenes a abandonar los estudios reglados.

Al acto de inauguración del nuevo curso asistieron también la directora del SOC, Mercè Garau, el presidente de la Fundación el Llindar, Pere Guardiola y la alcaldesa de L’Hospitalet, Núria Marín, que puso el programa como un “ejemplo de colaboración entre administraciones, entidades y empresas”, destacando la necesidad de “corresponsabilidad y de la implicación del territorio para sacar adelante nuevos proyectos educativos”.