Ir a contenido

HORTA-GUINARDÓ

Las obras del gran parque de Mas Ravetllat comenzarán en mayo

Los jardines de la masía se integrarán en el futuro corredor verde de Collserola a la Ciiutadella

Beatriz Pérez

Maqueta de los jardines de la Casa Museu Mas Ravetllat-Pla de Guinardó, que estarán abiertos al barrio en otoño del 2019.

Maqueta de los jardines de la Casa Museu Mas Ravetllat-Pla de Guinardó, que estarán abiertos al barrio en otoño del 2019. / EL PERIÓDICO

Será la "gran actuación de verde urbano" de la presente legislatura de Barcelona en Comú. El ayuntamiento iniciará en mayo las obras de transformación de los jardines del palacete Mas Ravetllat-Pla del Guinardó (avenida de la Mare de Déu de Montserrat, 114), que fueron cedidos por la propiedad para uso municipal en el 2015, en una gran isla abierta al barrio. Para ello destinará 7,6 millones de euros, la mayor inversión de este mandato en palabras de la concejala del distrito, Mercedes Vidal.

"Es una actuación importantísima tanto en el Guinardó como en Barcelona", explica Vidal, quien destaca que el terreno (de tres hectáreas y media, equivalentes a casi cuatro manzanas del Eixample) servirá, no solo para dotar al distrito de una gran zona verde, sino también para conectar el barrio del Guinardó con el del Baix Guinardó. Hasta ahora, estos grandes jardines constituyen una "barrera" entre ellos. Sin embargo, una vez esté abierto, el parque se podrá cruzar sin necesidad de dar la vuelta. Su superficie estará delimitada por la avenida de la Mare de Déu de Montserrat, la calle de Cartagena, la ronda del Guinardó y el pasaje de Torrent d'en Melis.

"Estos jardines tendrán un doble uso. Por un lado conectarán la biodiversidad de la zona y, por otro, servirán de descomprensión de los barrios del entorno", señala Vidal. Un huerto urbano o zonas dedicadas a juegos infantiles son algunos de los usos que tendrá el parque.

La apertura de este espacio resulta clave, pues se trata de una pieza importante del corredor verde parque de la Ciutadella-Collserola, que enlaza con el parque de los Tres Turons y el Hospital de la Santa Creu i Sant Pau. Se prevé que las obras finalicen en octubre del 2019.

Cimpromiso climático

La naturalización, arreglo y apertura de la finca aportará un nuevo espacio público de 3,6 hectáreas verdes que supondrán un incremento a las 44 que se quieren desarrollar hasta el 2019 y a las 160 comprometidas para el 2030 en el marco del Compromís pel Clima i la Mesura de Govern de impulso de infraestructura verde urbana.

El proyecto, además, prevé que el parque público tenga horario de cierre nocturno y, al mismo tiempo, mantener y preservar el patrimonio natural e histórico.

De laboratorio a vivienda

MEDICAMENTOS
Los jardines del Mas Ravetllat-Pla se construyeron con la casa, en 1926. Fueron utilizados como laboratorio por el doctor Ramon Pla Armengol y por el veterinario Joaquim Ravetllat Estech. En ellos producían productos antituberculosos y crearon el Instituto Ravetllat Pla.

COLECCIONISMO
Años después, el edificio principal pasó a ser utilizado como vivienda de Núria Pla, hija del doctor Pla y pionera de la farmacia y del coleccionismo en Catalunya. Tras la guerra civil, la mujer volvió a levantar el laboratorio y lo hizo funcionar hasta los años 80. En los jardines había valiosas estatuas que fueron vendidas por Núria Pla, fallecida en el 2011. 

Los vecinos del Guinardó llevaban años pidiendo que estos jardines, abandonados hasta la fecha, se conviertan en un gran parque público. "Después de muchos años, esta reivindicación vecinal se ha hecho realidad", cuenta Alícia Palau, presidenta de la Associació de Veïns i Veïnes Joan Maragall del Guinardó. "Hemos tenido reuniones con el ayuntamiento en las que hemos dicho qué uso le queríamos dar", confirma Palau, que no esconde su satisfacción ante las próximas obras. "El parque abrirá una vía para cruzar desde el centro cívico hasta Cartagena", destaca.

Los jardines convivirán con el propio inmueble del Ravetllat -Pla, un edificio señorial convertido en nuevo espacio museístico. La Fundació Ramon Pla Armengol gestiona esta mansión, que cuenta con una colección de 850 piezas de mobiliario, escultura, pintura y orfebrería que se puede visitar gratuitamente.

Temas: Urbanismo

0 Comentarios
cargando