Ir a contenido

HORTA-GUINARDÓ

El Sant Pau cura con cultura

Ciclos musicales, exposiciones y conferencias activan emociones y vida en el barrio del recinto modernista

Carme Escales

Cultura y ciudadanía han estado vinculados desde sus orígenes, en el Raval, al hospital de la Santa Creu i Sant Pau. Con las representaciones del Teatre Principal, el hospital sufragaba parte de sus gastos. Las aportaciones ciudadanas contribuían a mantener también la actividad sanitaria. Fue la donación del banquero Pau Gil la que permitió construir el recinto modernista que ha funcionado durante un siglo como hospital en el Guinardó.

Después de haber sido trasladada toda su actividad médica a un nuevo hospital, en el 2009, esa pequeña ciudad intramuros proyectada por el arquitecto Lluís Domènech i Montaner brilla ahora como joya y manantial cultural. "Las exposiciones, conferencias, conciertos y todas las actividades que organizan son una gran inyección de vida para el barrio", expresa Marisa Torrents. Ella es una de los 1.200 Amics del Recinte, una figura que fue creada cuando se inauguró la rehabilitación del antiguo hospital para hacer más partícipes a vecinos y barceloneses en general de todo lo que se iba a cocer en él a partir de entonces.

CICLOS MUSICALES

"Lo primero que se organizó fueron conferencias, con la intención de divulgar la historia de la institución, la historia de la medicina y el valor arquitectónico del recinto que es Patrimonio de la Humanidad", explica la responsable de actividades del Sant Pau Recinte Modernista, Mercè Beltran.

Tres tipos de amigo

Tres modalidades diferentes de carnet permiten vincularse al Sant Pau Recinte Modernista y beneficiarse de ciertas ventajas en él. Se puede ser Amic Veí, Amic Col·laborador o Amic Benefactor. Los tres pases tienen acceso libre al recinto y descuentos e invitaciones, según la categoría de vínculo y cuota (5, 30 ó 50 euros al año).

El recinto modernista del Sant Pau es también centro de conocimiento. Alberga instituciones como la Oficina para el Fortalecimiento de los Sistemas de Salud de la OMS, o las sedes de Casa Asia, la Alianza Mundial de Asociaciones de Operadores de Agua o el Centro de Actividad Regional por el Consumo y la Producción Sostenibles.

Pero el magnífico resultado de la rehabilitación arquitectónica del espacio invitaba a pasear por él, y a aflorar emociones de la mano de artistas como la arpista Berta Puigdemasa"Tocar aquí es como hacerlo en un cuadro pictórico, algo espectacular", afirma la artista que, junto al guitarra Ivan Gràcia, actuaron el mes pasado en la sala Lluís Domènech i Montaner, interpretando Els quatre elements, suite per a arpa i guitarra.

En febrero lo hizo ella sola con su arpa y su repertorio de Les Yeux Fermés, como parte de los ciclos de conciertos que en invierno, primavera y verano se programan en el recinto modernista, dentro de sus pabellones y en sus jardines (www.santpaubarcelona.org).

EXPOSICIONES Y 'MAPPING'

También en verano y en invierno, hay unos días concretos en los que sobre la fachada de la entrada principal del recinto se proyectan -coincidiendo con las horas punta y las medias- imágenes de luz y color que realzan la arquitectura modernista con la técnica del mapping.

Exposiciones vinculadas a proyectos del hospital, a las instituciones que alberga el recinto o a los barrios de su entorno también son parte de esa iluminación cultural desde el Guinardó.

"Antes no teníamos nada en el barrio", apunta Marisa Torrents, propietaria de la joyería Torrents Gianni, en el 60 de la avenida de Gaudí. Visitas guiadas familiares y jornadas de puertas abiertas al recinto, como la que se realizará el próximo día de Sant Jordi, avivan a todo el entorno.

0 Comentarios
cargando