01 jun 2020

Ir a contenido

«Del colegio a casa, mi hijos saludan a todo el Guinardó »

CARME ESCALES / BARCELONA

El deporte nos cita. No en una cancha de baloncesto, ni en un terreno de fútbol, ni en una piscina. El punto de encuentro para iniciar esta ruta es "el estadio olímpico de la petanca", tal como lo define irónicamente el presentador del programa de bricolaje  Ja t'ho faràs, de Televisió de Catalunya, vecino del Guinardó.

Cuando Rafel Vives (Cala Bona, Son Cervera, Mallorca, 1966) llegó al barrio en el que vive desde hace casi una quincena de años, junto al Mas Guinardó -recuperado como equipamiento municipal y dotado con dos bares con terraza, uno de ellos el de la Petanca- también "había una pista de baloncesto", recuerda. Pero, en el momento de la rehabilitación urbanística del entorno de la ancestral masía del distrito de Horta-Guinardó, "los jubilados debieron dedicar su tiempo a reivindicar un espacio para la práctica de la petanca, y de ahí que se haya llenado de terrenos para petanqueros toda esta explanada", expone el vecino, que llega a su cita acompañado de un perro. "Es un podenco andaluz que encontramos abandonado en Vila-Rodona (Alt Camp), el pueblo de mi mujer", explica Vives. "Después de tres largos días frente a la puerta de casa, tres días diciéndoles que no a mis hijos, al final aceptamos quedárnoslo", recuerda. Sunqui es el nombre con el que la familia bautizó al can. "Significa beso en sidamo, la lengua materna de nuestros hijos, que nacieron en la región etíope de Sidama", declara.

Futbolistas del Martinenc

Vives y su pareja son padres adoptivos de tres hermanos etíopes. "Primero adoptamos a Miquel, cuando tenía dos años y medio -ahora tiene 9-", detalla el presentador. "Cuando nos planteamos adoptar a un segundo niño, Miquel nos dijo que él tenía hermanos en su país, y acabamos adoptando a Joan y a Manel", relata Vives. Ahora, Joan, Miquel y Manel - de 11, 9 y 8 años-, forman parte de la plantilla de futbolistas del Club de Fútbol Martinenc, en diferentes categorías.

Entre los amigos del colegio al que van, L'Estel (Telègraf, 58), y los compañeros del fútbol, cuyas instalaciones están en la misma calle de su escuela, sus hijos "saludan a todo el Guinardó en su camino del  colegio a casa", comenta Vives. Eso es algo que le encanta al exFura dels Baus -compañía en la que Vives trabajó y viajó por todo el mundo durante toda una década-. "El Guinardó me gusta sobre todo por esa familiaridad, tiene un aire de pueblo, un espíritu de proximidad entre vecinos y comerciantes, que aporta mucha tranquilidad, sobre todo si tienes hijos", expresa Vives. El televisivo experto en manualidades, hábil reciclador, valora también en su vida cotidiana múltiples detalles e iniciativas que promueven un entorno saludablemente sostenible. Y en el Guinardó, donde vive desde que conoció a su pareja, nacida en este barrio barcelonés, demuestran esa coherencia su implicación en diversos proyectos.

Uno de ellos es la escuela que seleccionaron para sus hijos, un centro que entre sus pilares ideológicos subraya la importancia de mantener relación y colaboración con las diferentes entidades del barrio para arraigarse al entorno en el que se ubica el centro. "Por ejemplo, la escuela nos presta a los padres integrantes de una cooperativa de productos de alimentación de productores ecológicos un espacio para recibir y desde donde repartir los pedidos de carne, huevos, pescado o legumbres; una tarea que nos turnamos los miembros de la cooperativa, padres de alumnos del centro", destaca Vives.

Promover la reutilización

Uno de los lugares escogidos por el presentador del programa de manualidades en la televisión autonómica es la cooperativa cultural Rocaguinarda (Xiprer, 13), un proyecto que puesta por construir vecindario a través del arte y la cultura, invitando a los vecinos a proponer y participar de actividades que promuevan la creatividad y la sostenibilidad como enriquecimiento personal y mimo del entorno. Una de esas iniciativas es hoy Mama G (Varsòvia, 148), una tienda de complementos infantiles que promovieron madres que se ayudan entre sí, y que está respaldada por la asociación sin ánimo de lucro que ellas configuran. Es un proyecto de crianza y educación de niños y niñas que acompaña en el proceso a padres y madres. «Es una propuesta admirable», considera Rafel Vives.

Inmerso ya en el rodaje de los 13 capítulos de la próxima temporada de Ja t'ho faràs -actualmente se está emitiendo la segunda- el vecino del Guinardó plantea, todos los sábados por la tarde, el aprendizaje de sencillas manualidades al alcance de todos, adultos y niños, muy útiles para ejercitar la mente y para la sostenibilidad del planeta.