29 nov 2020

Ir a contenido

Hace 66 millones de años, un meteorito de 12 kilómetros de diámetro impactó en la península mexicana del Yucatán. La inmensa colisión, que generó una explosión 10.000 veces superior a todo el arsenal nuclear que hoy existe en el mundo, provocó la extinción del 75% de la vida, tal vez la de los dinosaurios. Según un reciente estudio de la Universidad de Manchester y del Imperial College de Londres, nuestro planeta sufre el impacto de 17.000 meteoritos cada año, lo cual hace pensar que es inevitable que, tarde o temprano, una devastadora bola de fuego como la del Yucatán volverá a caer sobre nuestras cabezas.