29 nov 2020

Ir a contenido

"Vamos a ver, Pablo. Yo creo que tenemos que formar un Gobierno de coalición para el que cuento contigo como vicepresidente". Caía la tarde en la Moncloa aquel 11 de noviembre, apenas unas horas después del cierre de las urnas del 10-N. Y esa frase, ese anuncio de Pedro Sánchez a Pablo Iglesias sentados ambos ante un café, esa aseveración que cambiaba radicalmente las relaciones entre el PSOE y Unidas Podemos, que enterraba una campaña a cara de perro y la pretensión del presidente de gobernar en solitario, aceleró la forja de la alianza de gobierno, la primera en España desde la II República.