30 mar 2020

Ir a contenido

Cuando el domingo por la tarde toda España estaba pendiente de la evolución del coronavirus, saltó una noticia que aparecerá en los libros de historia: Felipe VI comunicó que renunciará a la herencia de su padre y también le retira la asignación que hasta ahora recibía a cargo de los Presupuestos del Estado por las informaciones sobre supuestas cuentas opacas. Una información de 'The Telegraph', el sábado, señaló, además, que el actual jefe del Estado es el beneficiario de una de ellas. 

Corinnavirus

Carles Francino 0 Comentarios

Parece que la Casa Real se ha puesto las pilas. Es posible que hayan tardado demasiado, pero el silencio resultaba ya insostenible. El descalabro reputacional amenaza(ba) con dinamitar todo el crédito de la institución