29 nov 2020

Ir a contenido

España llegó a la crisis del coronavirus sin material sanitario suficiente para hacerle frente. Durante el confinamiento, faltaban mascarillas, respiradores y todo tipo de material de protección. La especulación del mercado chino, el único que disponía de estos productos en masa, y la gigantesca demanda, llevó a cientos de empresas españolas, comandadas por el Gobierno, a aumentar su producción o reorientar su actividad. Gran parte de ese esfuerzo ha quedado arraigado en muchas de ellas.