"Me encanta el número 13"», decía Nadal junto a la Copa de los Mosqueteros en la conferencia a través de Zoom, cuando le preguntaron si prefería que su título en Roland Garros fuera el 12-1 que hizo popular el desaparecido Ángel Nieto. Estaba inmensamente feliz cuando entró en la sala, después de una tanda interminable de sesiones de fotografía en su pista talismán por las que debe pasar el campeón del torneo. Está acostumbrado. Es su otra oficina.