La lucha por la tierra

Casa derruida tras el desalojo de una familia en el campo de desplazados de Canaan.

Casa derruida tras el desalojo de una familia en el campo de desplazados de Canaan. / BORJA MONCUNILL

1
Se lee en minutos
Noticias relacionadas

La casa de Benita volvió a temblar hace cinco meses. Esta vez no fue un terremoto el que amenazaba con destruirla, sino una pala excavadora. Su historia solo es uno de los numerosos intentos de desalojo que han tenido lugar en Puerto Príncipe desde el 12 de enero de 2010. Entonces, la catástrofe dejó al descubierto un problema de fondo que aún hoy sigue pasando factura a la población: la falta de tierra, pero sobre todo la falta de títulos de propiedad que acrediten a quién pertenece.

Según Amnistía Internacional, más de 60.000 personas han sido desalojadas a la fuerza desde 2010 por parte de los supuestos propietarios de los terrenos. La mayoría, como en el caso de Benita, incluyó el uso de la violencia. El propio gobierno reconoce la existencia del problema, pero también la dificultad para poner orden al caos urbanístico de la capital haitiana. La lucha por la tierra es hoy una realidad, como también lo es el futuro incierto de estas familias doblemente desahuciadas.