17 feb 2020

Ir a contenido

La banca responsable define sus principios de actuación

El objetivo es establecer el papel y las responsabilidades del sector financiero para garantizar un futuro sostenible

Santander promueve junto a UNEP FI y otros 27 grandes bancos internacionales la propuesta de Principios de Banca Responsable impulsada por Naciones Unidas

Ana Botín, presidenta del Banco de Santander.

Ana Botín, presidenta del Banco de Santander.

París, la ciudad donde han comenzado a caminar las últimas grandes revoluciones de la sociedad occidental, ha sido el escenario en el que han visto la luz los Principios de Banca Responsable, una iniciativa financiera del Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente (UNEP FI, por sus siglas en inglés), de la que forman parte Santander y otros 27 grandes bancos de cinco continentes.

Estos principios definirán el papel y las responsabilidades del sector financiero para garantizar un futuro sostenible. Al comprometerse con el nuevo marco, los bancos adecuarán sus actividades a los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de la ONU y al Acuerdo de París sobre cambio climático.

En declaraciones de Ana Botín, presidenta de Banco Santander: “La banca solo puede cumplir su misión de ampliar el acceso a los servicios financieros, e impulsar el empleo y el crecimiento económico, si trata a los clientes, los accionistas y a la sociedad con el respeto que se merecen. La esencia de la responsabilidad es eso: el beneficio obtenido con una misión”.

Estrategia y plazos

Los principios mencionados fijan unas directrices a nivel internacional de lo que implica ser un banco responsable a fin de garantizar que las entidades bancarias crean valor, tanto para sus accionistas como para la sociedad en general. Aportan un marco global para un Sistema bancario sostenible de futuro y ayudan a la industria a demostrar y mejorar la forma en la que realizan una contribución positiva a la sociedad.

Al aceptar los Principios de Banca Responsable, los bancos se comprometen a asumir públicamente el impacto social, ambiental y económico del sector, a la par que establecen objetivos públicos para incrementar los impactos positivos y abordar los efectos negativos más relevantes.

Los principios, que en este momento se hallan en fase de consulta pública, se firmaran en la Asamblea General de Naciones Unidas el próximo mes de septiembre en Nueva York.

Los principios uno a uno

Compromiso. Las 28 entidades fundadoras se comprometen a alinear sus actividades empresariales con los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) y el Acuerdo de París sobre Cambio Climático.

Impacto. Se ampliarán los impactos positivos, reduciendo los negativos. Los bancos concentrarán sus esfuerzos en aquellas áreas donde su impacto sea más significativo.

Clientes. Las entidades trabajarán de manera responsable con los clientes para fomentar prácticas sostenibles y actividades económicas que generen prosperidad compartida, tanto para las generaciones actuales como las venideras.

Grupos de interés. Las entidades se comprometen a involucrar y colaborar proactivamente con los grupos de interés relevantes para alcanzar estos objetivos.

Gobernanza y fijación de objetivos. Fijarán objetivos públicos para corregir los impactos negativos más importantes de su actividad, así como amplificar los positivos para adecuarlos y contribuir a la consecución de los objetivos de desarrollo sostenible y cambio climático.

Transparencia y responsabilidad. Revisarán periódicamente la implantación individual y colectiva de estos Principios e informarán de una manera totalmente transparente sobre los impactos positivos y negativos de su actividad asumiendo total responsabilidad sobre los mismos.

El texto completo se puede consultar en la web de los Principios de Banca Responsable.

Comisión de seguimiento

Santander, uno de los bancos más activos en la adopción de estos principios éticos, ha puesto en marcha una novedosa Comisión de banca responsable, sostenibilidad y cultura para impulsar la transformación del banco, con la misión de asesorar al consejo de administración en el diseño, promoción e integración tanto de la cultura y de los valores corporativos , como en la estrategia de negocio sostenible y en sus relaciones con los grupos de interés.

La composición de este órgano se articula con Ramiro Mato García-Ansorena como Presidente  consejero externo independiente, y cuenta con siete vocales, todos ellos externos, a excepción de Ana Botín, presidenta ejecutiva del banco, quien ha declarado que “ser sencillo, personal y justo en todo lo que hacemos” son los pilares de la entidad para ser un banco responsable.

Trayectoria

Fue a mediados del pasado año cuando Banco Santander se adhirió junto con BBVA, únicos miembros fundadores en España, a la iniciativa Financiera de UN Environment de banca responsable promovida por Naciones Unidas, abriendo la puerta a un proceso de retos y oportunidades que pone el foco en un factor esencial: avanzar hacia un futuro sostenible.

El concepto de banca responsable se ha convertido en seña de identidad y el cimiento sobre el que se asienta hoy la estrategia de negocio de un gigante financiero como es el Santander, una entidad que participando en esta iniciativa asume y promueve el papel que debe jugar la banca como motor del desarrollo económico, del progreso y del bienestar.

En palabras de Ana Botin: “¿Qué es lo que hace que una empresa tenga éxito de verdad? Para mí, la respuesta es muy sencilla. Ha de ser una empresa que reconozca su responsabilidad con los empleados, los clientes, los accionistas y con la sociedad, con todos los que de una manera u otra se puedan ver afectados por su actividad. Una empresa que entienda que su misión va más allá de obtener rentabilidad: que tenga claro que sus beneficios deben revertir en toda  la sociedad y también en las generaciones futuras”.

Para alinear a toda la organización hacia la nueva cultura corporativa, Santander desarrolla diferentes iniciativas en las que participan todos los empleados del grupo,  más de 200.000 personas.

Reconocimiento

Uno de los reconocimientos a esta estrategia es la valoración que otorga al Banco Santander el Dow Jones Sustainability Index (DJSI), que mide el comportamiento sostenible de las empresas en las dimensiones económica, medioambiental y social. En la actualidad la entidad se sitúa como tercer mejor banco del mundo y primero de Europa. En 2018, de un total de 133 entidades financieras evaluadas, sólo 27 han conseguido formar parte del DJSI World. Por octavo año consecutivo, Santander alcanza el primer puesto de los bancos españoles.

Temas Bancos