Ir a contenido

FORMACIÓN

Patrocina:

La universidad debe potenciar otras habilidades

Alicia González, una de las representantes españolas en el Programa de Jóvenes Líderes Iberoamericanos organizado por Banco Santander, entiende que el cambio social debe empezar por los centros universitarios

La universidad debe potenciar otras habilidades

Graduada en Derecho por la Universidad de Salamanca y especializada en Estudios de Ciencia Política y Derecho Constitucional, Alicia es una joven que va a iniciar su doctorado: “Mi vocación es dedicarme a la docencia universitaria a medio plazo”. Este año, González participó en el programa Jóvenes Líderes Iberoamericanos siendo elegida entre cientos de expedientes académicos de un nivel excelente y haber acreditado sus habilidades sociales entre decenas de aspirantes. 


Es consciente del conjunto generacional al que pertenece -los denominados centennials- y tiene claro que sus objetivos pasan por este colectivo. “Es preciso revisar las conductas y los procesos democráticos actuales, nuestra generación debe liderar el cambio, y para eso, la educación es clave”. Alicia defiende que nuestro actual modelo universitario se ha quedado obsoleto -del mismo modo que los sistemas que predominan en la participación ciudadana- y que, para sobrevivir, se debe amoldar a los nuevos tiempos. 

Compartir ideas

El programa de Jóvenes Líderes Iberoamericanos, impulsado por Banco Santander, a través de Santander Universidades, de la mano de la Fundación Carolina, lleva 15 años haciendo que jóvenes universitarios con mucho talento, elegidos entre candidaturas de más de 300 universidades públicas y privadas de toda Iberoamérica, compartan su visión del mundo en unas jornadas cargadas de ideas novedosas, vitalidad y con la intención de que impacten positivamente en la sociedad en la que viven. 

Esta energía se aprecia al preguntar a Alicia por el cambio de actitud y de modelo que defiende para la formación universitaria: “Hasta ahora la Universidad se ajustaba a un sistema muy tradicional, a las clases presenciales. Creo que resulta necesario trabajar otras habilidades esenciales como la retórica, la persuasión, la empatía o bien la capacidad de comprender el pluralismo”. 

Adaptarse a los nuevos tiempos

No es la única que opina de esta forma. Junto a ella, un grupo de jóvenes de múltiples nacionalidades conversan sobre este tema. “La universidad debe adecuarse a los nuevos tiempos, enseñarnos a discutir, a comprender diferentes puntos de vista”, apunta otro de los jóvenes que, aunque no comparte con Alicia nacionalidad ni procedencia, ve en sus demandas algo necesario también en México, su país de origen. Este intercambio de opiniones es usual en el programa: a lo largo de sus 15 años de existencia, han participado en el congreso más de 650 jóvenes de España, Portugal y los países sudamericanos.

Durante un par de semanas, Alicia, como el resto de participantes, realiza conferencias y encuentros que le hacen ser testigo de la realidad social y política nacional y europea. A partir de aquí, esta joven va a formar parte de un equipo de investigación de la Universidad de Sevilla que trabaja para analizar la participación política y la democracia en la sociedad actual.

Más información

Temas: Universidad