Ir a contenido

una vecina de Gràcia...

Roser Vilajosana, actriz: "Muchos han descubierto el tesorito que es Gràcia"

La actriz Roser Vilajosana ha pasado siempre sus 23 años en Gràcia junto a su famiilia

Carme Escales

La actriz de Sabates grosses, en el terrado de la finca en la que vive, en en centro del barrio de Gràcia.

La actriz de Sabates grosses, en el terrado de la finca en la que vive, en en centro del barrio de Gràcia. / CARLOS MONTAÑÉS

Los abuelos de esta joven actriz, maternos y paternos, vivían en la misma calle: Verdi. Eso hizo vecinos a los padres de Roser Vilajosana (Barcelona, 1994). Ella es la pequeña de tres hermanos -uno de ellos interpretó el personaje de Roc en el Club Super 3 y ahora hace carrera como actor en Madrid-.

La implicación de los padres en tantísimos centros culturales que bullían en el barrio traspasó a los tres hijos. Roser Vilajosana, junto a uno de sus hermanos, forma parte de la colla Castellers de Gràcia. Ella empezó en 1999, como acotxadora, luego fue anxaneta y más tarde compartió posición con los segundos, quintos y cuartos, hasta hoy.

Compaginó sus citas castelleres con sus ensayos en los teatros del barrio, desde muy pequeña, en el Cercle Catòlic, en Els Lluïsos. También fue miembro del movimiento escolta, en el Cau de Sant Joan de Gràcia. "También iba a flauta a la escuela de música de Gràcia. Y todo lo lo tenía cerca de casa. Eso me dio mucha independencia muy pronto. En Gràcia siempre me he sentido segura y protegida. Podía ir sola a todas partes, a mi aire", afirma la actriz.

Doble familia

Ser parte de todos esos colectivos culturales, le ha proporcionado a Roser Vilajosana una segunda piel. "Son gente que te ve crecer, al margen de tu familia", expresa. "En Gràcia hay mucha vida de vila y eso es muy chulo poderlo tener", afirma. "Aquí todo es de toda la vida, y eso me parece muy bonito. Aquí hay raíces", puntualiza. "Lo añoraré", precisa.

Lo añorará porque Vilajosana emprende este mes una nueva etapa. Se traslada a Madrid para hacer como su hermano mayor, abrirse camino profesional allí. Para oxigenarse. Y lo hace cargada de ilusión. Gracias al AVE será como alejarse solo un poco de su estimada Gràcia. "El AVE es el nuevo metro", considera la actriz que es parte del elenco de Sabates grosses, la película de Ventura Pons que se proyecta en el Balmes Multicines. "Soy la hija del protagonista (interpretado por el actor Joan Pera). Es una personaje con las ideas muy claras, muy echá palantemuy fresca y natural, que llama las cosas por su nombre", explica la joven actriz que le da vida.

¡Hasta pronto abuelas!

Vilajosana añorará a sus compañeros castellers, pero también a todos sus amigos -"el 95% de ellos son de Gràcia", asegura-, y a su familia., "En especial a mis dos abuelas, las dos son vecinas de Gràcia".

Cuando regrese de visita, Vilajosana seguirá disfrutando de sus restaurantes favoritos del barrio, como el Kibuca (Verdi, 64), del parque Güell, del cine Texas, de las terrazas de sus plazas y de la azotea de casa. "Soy muy anfitriona y convoco a menudo a los amigos para cenar", explica. El terrado del edificio en el que vive la actriz, superior a la mayoría de los del barrio, es un gran miradorde del mar y de la montaña, a la altura del nivel de gracienca que lleva en su ADN. "Muchos ya han descubierto el tesorito que es Gràcia", apunta.

En espera del estreno, antes de finalizar este año, del cortometraje en el que interviene -Cunetas, de Pau Teixidor, inspirado en la guerra civil-, y con otro proyecto audiovisual en rodaje, Vilajosana cerrará el 2017 como un excelente año. Lo inició con el estreno, en enero, de la película Los del túnel, del director Pepón Montero. En febrero, en el Almeria Teatre, de Gràcia, estrenó El somni d'una nit d'estiu, de Iván Morales. En abril inició la gira escolar de Terra baixa. Ahora toca volar. "Todo lo bueno de Gràcia no debe quitarnos las ganas de investigar, saber qué hay fuera".