Ir a contenido

    Los premios del cine español

    La noche del ministro ausente

    La familia del cine español aprovechó el momento de la alfombra para responder al plantón de Wert

    Juan Fernández

    Desde que anunció que no venía, estaba cantado: el protagonista de la gala de los premios Goya del 2014 iba a ser el ministro de Educación y Cultura. La porra no falló. Nunca una ausencia tuvo tanta presencia. En un año de nominaciones repartidas y sin claros favoritos al trono, el plantón de José Ignacio Wert dio argumento a la velada desde que el primer invitado puso su pie sobre la alfombra de la entrada. De la ironía al corte de mangas, nadie se privó de agradecerle al ministro el detalle de preferir desayunar con un viceministro británico a trasnochar con ellos.

    Como quien suscribe que el mejor desprecio es la ignorancia, el presidente de la Academia, Enrique González Macho, había anunciado desde el día anterior que no nombraría al gran ausente en su discurso. Ya se encargó el gremio entero de invocarlo a la llegada. «Me parece impresentable, estar aquí y aguantar el chaparrón le va en el cargo», opinaba Eduardo Noriega, y no miraba a la manta de lluvia que a esas horas caía sobre Madrid. «Ha despreciado a la industria a la que se supone que debe defender. Lo de sus problemas de agenda suena a tomadura de pelo», apuntaba Juan Diego Botto. «Ha hecho el ridículo, no merece ni que nos acordemos de él», ajustaba Berto Romero, nominado a mejor actor revelación. «Es un chulo», definía cortante Javier Bardem sujetando el brazo de su madre, Pilar Bardem.

    Manel Fuentes, presentador de la gala, tiraba de ironía para escabullirse del cuchicheo más morboso que sobrevolaba la ceremonia antes de que se subiera el telón: ¿enfocarán a un sillón vacío cada vez que nombren al ministro? «Ah, ¿pero es que no viene? Primera noticia, me acabo de enterar», respondía el locutor sobre la alfombra antes de salir pitando hacia el siguiente corrillo de micrófonos. Menos espíritu diplomático trajo Fernando Trueba, que se despachó a gusto con Wert: «Que venga o no venga me la suda, lo que me preocupa es que no defienda el cine español, que es para lo que está. Nos dirige una banda de contables. Por mí, que se metan la contabilidad por el culo», soltó el director.

    El secretario de Estado, con la cabeza gacha

    Oliéndose estas muestras de afecto, el secretario de Estado de Cultura, José María Lassalle, representante del Gobierno en ausencia del ministro, pasó por la alfombra como una bala, con la cabeza agachada y las manos agarradas a la espalda. Parecía Groucho Marx a cámara rápida en una película muda.  A falta de ministros, había exministras. Ataviada con una diadema rematada por un nido de pájaros hechos de alambre, Carmen Alborch se paseaba locuaz y contenta entre nominados y periodistas. ¿Y ese tocado, de quién es el diseño? «Es de los chinos, lo compré el otro día en Valencia», respondía sonriente la titular de Cultura de hace 20 años. Intentaron tirarle de la lengua, pero prefirió no hacer sangre con su sucesor. «Cuando estás en un cargo público debes aprender a aguantar las críticas», declaró.

    Con o sin ministros, la ceremonia de los Goya sigue siendo un escaparate que ríete tú del de Tiffany's. Un tirón mediático que aprovechan tanto los diseñadores españoles, que nuevamente llenaron de escotes imposibles la velada, como las protestas populares. Hasta tres se contaron anoche a la entrada del auditorio Príncipe Felipe de Madrid. Los trabajadores de Coca-Cola amenazados por el despido, los figurantes pendientes de convenio y los afectados por la hipoteca no subieron al escenario, pero sus gritos y octavillas también formaron parte de la gala de este año. Los Goya siguen siendo un termómetro del estado de ánimo de un país con tendencia a la combustión.

    0 Comentarios
    cargando