CUÁNTOS TIPOS DE PANTALONES VAQUEROS HAY Y CUÁL TE QUEDA MEJOR

"Lo único que lamento es no haber inventado los jeans", dijo Yves Saint Laurent. Este tipo de pantalones son la prenda más versátil de nuestro armario. Para algunos, el uniforme de cada día, con el que van a estudiar, a trabajar o incluso con el que salen de fiesta. Forman parte del imaginario colectivo desde la década de los 50 (con iconos del cine como Marlon Brandon, en Salvaje, o James Dean, en Rebelde sin causa), aunque los vaqueros los inventara ocho décadas antes Jacob Davis, un joven sastre nacido en Letonia.

Aquel inmigrante pasó un tiempo en Canadá, antes de establecerse en EEUU. Se le considera el inventor de los jeans modernos, entendidos como los pantalones cosidos con tela resistente (de lona, mezclilla o denim) y remaches de cobre para fortalecer los puntos débiles de las costuras.

Los diseñó para un leñador, pero pronto tuvieron mucho éxito entre los mineros de la fiebre del oro y los obreros del ferrocarril. Davis se vio desbordado por tanta demanda. No daba abasto. Así que buscó un socio, y lo encontró en el también inmigrante judío nacido en Alemania Levi Strauss.

Películas como 'Rebelde sin causa' (1955) convirtieron los vaqueros en un icono pop, en el uniforme universal de la juventud

Aunque juntos presentaron en 1873 la patente de los tejanos reforzados, a quien se recuerda por el invento es a Levi Strauss, que empezó a producirlos en masa en su fábrica de San Francisco (California). Su gran popularidad llegó en 1890 con el mítico modelo 501.

Desde mitad del siglo XX, esta prenda ha sido reinventada cientos de veces y convertida en un básico por las generaciones más jóvenes, que se la fueron adaptando a sus gustos: los moteros en los 50 tiraron de pantalones denim rectos, los hippies de los 60 se decantaron por el corte de campana, los pitillos eran los preferidos de los punks de los 70 y en los 80 y 90 arrasaron los mom jeans de las supertops.

Hasta llegar a hoy en día, en que el catálogo de modelos es variadísimo.

Para no perderse con tantos estilos, he aquí una guía denim de los 10 modelos más de moda y a quién favorecen más*

*nos centraremos en el público femenino, pero las denominaciones de los vaqueros son igual en su versión masculina

Baggy

De silueta relajada, estos pantalones se inspiran en los de yoga, aportando comodidad y frescura. De cintura alta y ajustada, se ensanchan desde la cadera y hasta por debajo del tobillo. Con este modelo hay que seguir la regla de oro de la proporción: si te decantas por esta prenda holgada, combínala con algo más ceñido arriba, o accesorios que enmarquen, o juega con las capas o un cinturón. Para estilizar la silueta, a falta de centímetros, Victoria Beckham suele doblarse el bajo hacia fuera, para que se vean sus tobillos.

Balloon

Primo hermano del anterior modelo, estos jeans son de tiro alto, con un largo más recortado y algo recto, y con ese efecto ondulado característico que le da el nombre de globo, ya que se ensancha en la zona central superior para luego volver a estrecharse al llegar a los tobillos. Volumen vintage a tope y comodidad ante todo. Ideales para siluetas rectangulares o de triángulo invertido.

Boyfriend

Los preferidos de las fashionistas desde hace algunos años. Son, literalmente, los pantalones que le cogerías prestados a tu chico o a tu padre. Cómodos y relajados, son del estilo casual que se lleva especialmente en primavera y verano. Diseños de tiro bajo muy anchos, que caen rectos y suelen venir llenos de rotos y costuras. Combinan fenomenal con camisas masculinas oversize, siempre que marques la cintura remetiéndola por dentro del pantalón, o con un nudo. El toque 10, llevarlos con un blazer.

'De Nim'

Este tejido básico americano se inventó lejos de América. El primer uso conocido del denim es como material de sarga (tela que se usó en uniformes militares) en Nimes, Francia, en 1850. Históricamente, los tejidos se llamaban como el lugar de donde procedían; sarga de Nimes evolucionó a de Nim.

Cinco bolsillos

El quinto bolsillo de los vaqueros no se creó por estética, sino con un fin útil. Dice Levi Strauss & Co que los primeros cowboys, que usaban relojes de cadena, solían guardarlos allí, en la faltriquera que tenían pegada a la cintura. Después ha albergado cerillas, Zippos, billetes de transporte público y hasta condones.

Flare

Es el corte estrella desde la pasada primavera. Se empieza a ensanchar justo debajo del trasero y el bajo es más amplio, recordando a los famosos pantalones de pata de elefante de los 70. Favorecen a casi todas las siluetas, pero quedan particularmente bien a la gente alta. Son perfectos para disimular curvas o reducir ópticamente el muslo. Mejor con tacones o cuñas; estiliza más.

Low rise

No hay medias tintas con este modelo dosmilero, que está de vuelta. Para algunas son los más temidos de la historia, y para otras, el corte más cómodo. Fueron el uniforme de Paris Hilton, Britney Spears o Gigi Hadid, ideales para lucir silueta esbelta, cintura de avispa y cero tripa. Los vaqueros a la cadera, de tiro bajo, y tanto por encima o por debajo de los tobillos, son la pareja perfecta para lucir con tops.

Mom Fit

Su principal característica es que es el pantalón que cubre toda la parte de la cintura. "Son los vaqueros que llevaron nuestras madres en los 90", dicen sus fans hoy. Su tiro es alto, alarga la forma del glúteo y las piernas, y acaba justo por encima del tobillo. Es un básico sea cual sea tu estatura. Seguro que recuerdas a Rachel, Monica y Phoebe en Friends con este modelo. Se suele usar con sandalias de tiras, mules (calzado abierto por detrás) y bailarinas.

Skinny (o pitillo)

El modelo rey hace unos años es por derecho todo un clásico, además de un básico en las calles. Es un tipo de pantalón muy ajustado hasta el tobillo y su nombre se deriva porque son como "una segunda piel". Realza a las personas delgadas o muy delgadas, ya sean de estatura alta o baja, y que buscan un resultado sexi. Es el modelo que se fabrica en más colores, además de los denim, blanco, gris o negros, está en el resto de tonos del arcoiris.

POCO ECO

Se calcula que se necesitan más de 8.000 litros de agua para producir el algodón necesario para hacer unos vaqueros. Como si llenas 100 veces la bañera. A menudo son algo elásticos, fruto de la mezcla del algodón con materiales sintéticos como la licra o el elastano, una fibra muy difícil de reciclar.

YKK EN LA BRAGUETA

Seguro que alguna vez te has preguntado por el significado de estas siglas en la cremallera de tu bragueta. La respuesta la tiene el fabricante: Yoshida Kogyo Kabushikikaisha (de ahí las iniciales YKK). El japonés es el responsable de más del 90% de las cremalleras del mundo.

Slim

También se trata de un modelo estrecho, pero no tanto. Suelen ser más pegados en la parte superior y más holgados, por abajo. Al no ser tan ajustados a los tobillos, muchas personas se los suelen arremangar en esta zona. Normalmente, tienen el tiro medio, pero sobre todo, bajo, y son ideales para usarlos con zapatillas, bailarinas o sandalias. Perfectos si se tienen las piernas delgadas o no demasiado largas.

Straight

El clásico por antonomasia, también llamado regular o recto. Una pernera recta, desde la pelvis a los tobillos, que resalta el cuerpo sin ajustarse. Los vaqueros que triunfaron en los 50 y 60 y en los 90 tienen dos ventajas claras: favorecen a todas las figuras y son comodísimos. Es la mejor apuesta para equilibrar visualmente muslos y pantorrillas grandes.

Wide Leg

Guardan semejanzas con los flare, pero en este caso se trata de un modelo con una pernera más recta, sin una campana, o pata de elefante, tan exagerada. Sus orígenes se remontan a la década de los 30, cuando las mujeres empezaron a atreverse a usar pantalones, pero solo para estar en casa o ir a la playa (menos La fiera de mi niña, Katharine Hepburn, que no se los quitaba ni cuando rodaba, para dolor de cabeza de los productores de Hollywood). Volvieron con fuerza en los 70, buscando el glamur que la revolución hippy había arrumbado. Más bien para siluetas altas que bajas, combina por igual con plataformas o sneakers.

Este reportaje se ha publicado en EL PERIÓDICO

Textos: Laura Estirado
Ilustraciones: Paula Julve