Vuelta a la vida

Ana Obregón asegura que recibió una llamada de su hijo Aless cuando estaba muerto

"Cuando has enterrado a un hijo, cualquier crítica te hace cosquillas", asegura

La actriz y presentadora Ana Obregón presenta a los medios El chico de las musarañas, el libro que su hijo, Aless Lequio, comenzó a escribir antes de su fallecimiento y que ella ha culminado, este miércoles en Madrid. EFE/ Javier Lizón

La actriz y presentadora Ana Obregón presenta a los medios El chico de las musarañas, el libro que su hijo, Aless Lequio, comenzó a escribir antes de su fallecimiento y que ella ha culminado, este miércoles en Madrid. EFE/ Javier Lizón

3
Se lee en minutos
EFE

Ana Obregón ha presentado el libro "El chico de las musarañas" este miércoles en el Hotel Palace de Madrid y en la multitudinaria rueda de prensa que ha convocado, después de haber sido abuela el pasado mes de marzo por gestación subrogada en Miami, ha dicho: "Cuando has enterrado a un hijo, cualquier crítica te hace cosquillas".

Durante la rueda de prensa, que pone fin a un "luto de blanco y negro que ha durado tres años", la también bióloga ha compartido una experiencia paranormal que vivió después de la muerte de su hijo y que no ha dejado indiferente a nadie: le sonó el móvil por una llamada de Aless durante la primera reunión para publicar el libro. "Fue una señal", ha asegurado.

“El día que tuvimos la primera reunión para formalizar que iba a terminar el libro. Me estaban intentando convencer pero yo no estaba muy segura porque no sabía si tendría fuerzas. Este libro es una catarsis pero con la que he tenido que revivir momentos profundamente dolorosos. Bien, pongo mi móvil sobre la mesa y de repente empieza a sonar. Miro y ¿de quién era la llamada?”

En ese momento, Ana cede el micro e interviene la directora de no ficción de Harper Collins: “Era de Aless. Ana se lo enseñó primero a Susana, que se echó las manos a la cabeza y, muy nerviosa, nos enseñó el móvil sonando. Y Ana decía ‘¡Pero si el teléfono de Alex está en un cajón apagado desde hace dos años!’”. Ana Obregón ha relatado que interpretó esa llamada como una señal de Aless para que se animase a continuar la obra que él dejó empezada. “Me dio fuerzas y me dije que tenía que hacerlo porque es lo que quería mi hijo”.

A veces con lágrimas y en otros momentos sonriente, Ana Obregón (Madrid, 1955), que perdió a su hijo Aless, de 27 años, en mayo de 2020 a consecuencia de un cáncer, ha contado que ha escrito el libro para "cumplir uno de los deseos de su hijo Aless: ser escritor".

"Llegué de enterrar a mi hijo y no quería vivir. Poco a poco fui pensando que tenía que cumplir los tres deseos que él me había transmitido antes de morir: tener una hija, publicar un libro y hacer una fundación para la investigación del cáncer", ha explicado.

"Mi hijo no pudo finalizar este libro por culpa del maldito cáncer", ha dicho la artista, que ha señalado que pasaron dos años hasta que fue capaz de leer lo que su hijo había dejado escrito. "Leí emocionada lo que había escrito y descubrí el talento que tenía para escribir".

"He estado nueve meses encerrada para escribirlo. Es una obra escrita por una madre con el corazón mutilado y tinta roja", ha añadido la actriz, quien asegura que estas 312 páginas son "un canto a la vida y un canto a la muerte; un homenaje a mi hijo y a todos los valiente que luchan por vivir con el cáncer".

El libro, que ya va por la cuarta edición, "está siendo un éxito brutal, estoy emocionada por mi hijo, que seguro que estará feliz", ha declarado Obregón, quien ha desvelado que "no hay mayor tragedia que perder un hijo, y seguir su legado y cumplir sus deseos: ha sido un rayito de luz".

En el libro, cuenta que quiso quitarse la vida. "Cuando me enteré de que mi hijo se moría, quise quitarme la vida desde un séptimo piso, pero el suicidio es una cobardía".

"Dentro de muchos años, Anita, mi nieta, estará orgullosa de leer este libro", ha contado la protagonistas de "Ana y los siete", quien reconoce que la escritura del libro ha sido "un proceso duro; a veces tenía el alma tan roto que no podía seguir. He llorado mucho, incluso se me rompió el ordenador por las lágrimas que derramaba".

"Yo, a Anita, le hablo de su papá todas las noches. A las 9 menos cinco de la noche la cojo en brazos, miro al cielo y digo, 'Bendito seas, Aless'", ha manifestado la actriz, vestida con un primaveral diseño en celeste y tonos fresas de Rubén Hernández: "En cuarenta años no he visto tantos periodistas, cámaras ni medios".

Noticias relacionadas

En cuanto al abuelo de Anita, su exmarido, Alessandro Lequio, Obregón ha asegurado que "tiene mi casa abierta para que venga a conocer a su nieta".

Tras pasar dos mes y medio en Miami, donde fue "abuela" por gestación subrogada, la artista ha asegurado que está "feliz". "Entiendo que queráis saber de mi princesa (Anita), pero voy a hablar solo de mi libro", ha insistido.

Temas

Ana Obregón