Desigualdad

¿Quién es Marlene Elgerhorn? El motivo por el que renuncia a una herencia multimillonaria

  • La mujer, de 30 años, es heredera de una gran fortuna procedente de la industria química

Marlene Elgerhorn.

Marlene Elgerhorn. / Zeta_intramedia

2
Se lee en minutos
Lola Gutiérrez

Unos 4.200 millones de dólares (cerca de 4.120 euros). Esta es la herencia que recibirá Marlene Elgerhorn (30 años, Austria) cuando su abuela fallezca. Es nieta de Traudl Engelhorn-Vechiatto, que ocupa el puesto 687 de la lista Forbes de personas más ricas, y Peter Engelhorn, descendiente del fundador de BASF, la empresa química más importante del mundo.

La idea de Traudl es que Marlene herede su fortuna, pero ella está empeñada en renunciar como mínimo al 90% (4.000 millones de dólares, algo más de 3.900 euros). El motivo: no ha trabajado ningún día para ganarlo. Es frecuente que su nombre salte a las portadas de los medios alemanes y austriacos por esta decisión "inusual" de una multimillonaria que defiende la justicia fiscal y los grandes impuestos a los ricos.

Crítica con los filántropos

La joven se dedica a estudiar alemán en la Universidad de Viena, forma parte de la iniciativa 'Millionares for Humanity' y trabaja para 'Guerrilla Foundation'. La primera es una organización que aboga por aumentar o crear tasas para los millonarios; la segunda busca cambiar sistemas de opresión y desigualdad (como el hetero patriarcado, colonialismo, supremacía blanca), además de la filantropía que soporta el 'status quo'. Es muy crítica con los personajes como Bill y Melinda Gates, o Jeff Bezoz y MacKenzie Scott, porque dice que practican el capitalismo filantrópico, enmascarando una supuesta buena voluntad detrás de una posición muy beneficiaria en el contexto geopolítico.

Noticias relacionadas

El pasado mayo, en Davos, explicaba a la BBC: "Como alguien que ha disfrutado de los beneficios de la riqueza toda mi vida, sé lo sesgada que está nuestra economía y no puedo seguir sentada y esperando que alguien, en algún lugar, haga algo". "Hemos llegado al final del camino cuando otras 250 millones de personas se verán empujadas a la pobreza extrema este año", denunciaba.

Además, en el mismo mes explicaba en una entrevista con 'Der Standard' que su deseo es que la sociedad democrática llegue a un acuerdo para tomar de forma transparente lo que necesite de aquellos que tienen más. Para ella, esto no lo considera quitar, ya que hay un consenso de por medio. También habla de las ideas del economista francés Thomas Piketty, defensor de la progresión fiscal extrema, que consiste en unos impuestos de hasta el 90% para aquellos con patrimonios o herencias de 10.000 veces el patrimonio medio.