Mamarazzis

'Sálvame Fashion Week', algo pasa entre Ortega Cano y Ana Maria Aldón

En los desfiles de la tercera semana de la moda del programa de Telecinco se evidenció la crisis de pareja del torero y la diseñadora

'Sálvame Fashion Week', algo pasa entre Ortega Cano y Ana Maria Aldón

INSTAGRAM

4
Se lee en minutos
Laura Fa
Laura Fa

Periodista

Especialista en prensa rosa

ver +

En 'Sálvame' celebramos este miércoles la semana de la moda. A nuestra manera, claro. Espectáculo, desinhibición, surrealismo, creatividad, un toque de glamur y mucha profesionalidad. El resultado fue que la audiencia se enganchó. Bravo por La Fábrica de la Tele. Son únicos creando 'show'. No hay nada mejor que la recompensa al trabajo bien hecho. Un 17,1% de 'share', en estas épocas, es éxito total. Nos daban por muertos y estamos de parranda, y eso también es una lección para muchos de los que desean nuestra desaparición mediática.

De lo que pasó entre bambalinas me sorprendieron varias cosas. Primero, las 'influencers' son una plaga que se nos está yendo de las manos. No todas ni todos claro, pero sí las más clasistas y elitistas. Mientras Samantha Hudson supo jugar, adaptarse y sumar al programa durante toda la noche, Madame de Rosa (Angela Rozas se llama la chica) demostró ser una caprichosa con el ego a la altura de los filtros que utiliza en Instagram. Con 700.000 seguidores, ella se cree estrella de Hollywood. Cuando descubra que en el mundo real el 99% de la población no la conoce, a lo mejor le da un disgusto del que costará recuperarla.

Los juguetes rotos de las redes también van a aparecer, y si no, al tiempo. Total, que a la chica, que estaba invitada como espectadora de lujo en el programa, al menos eso creía ella, la tuvieron que cambiar tres veces de ubicación porque, oh Dios, no estaba en primera fila. Le habían prometido el 'front row' y chupar bien de cámara y pobrecita ella que estaba más atrás de lo que esperaba. Tres publicidades destinadas a quejarse a los compañeros de producción reclamando un protagonismo que evidentemente no merece. Santa paciencia tuvieron con ella.

Ni un piquito a la diva

Segundo, y ya hablando de temas del corazón que son mucho más interesantes, algo pasa entre Ortega Cano y Ana Maria Aldón. La diseñadora trabajó duro para presentar su colección en el programa. Todo salió bien. Sus diseños lucieron. Pero lo que sorprendió, y no gratamente, fue su actitud de diva. No entraré en detalles, pero sí destacar que la sencillez y el buen trato no serían sus características principales. Pero al grano.

Ortega Cano se sentó entre el púbico para presenciar el espectáculo y dar una sorpresa a su mujer. Con gafas de sol y actitud desorientada subió a la pasarela para felicitar a Ana María. Ramo de rosas, sonrisa y dos besos en la mejilla. ¿Perdón? ¿Tu marido te saluda con dos besos? Pero, ¿ni un piquito? Aquí parece que algo falla. Y, efectivamente, la crisis en la pareja es un hecho. Para rematar la noche y evidenciar aún más la situación, la Aldón no durmió en su casa. Ortega en su cama y su mujer durmiendo en la distancia. No es algo anecdótico. El mal momento que están pasando es de difícil solución.

Ya os avanzamos las 'mamarazzis' que esta pareja está más cerca de la separación que de disfrutar del verano en la playa.

Y por último, y también referente a Ortega Cano, cabe destacar que el torero y Rocío Carrasco, presente también en el programa, hicieron todo y más para no coincidir. Ortega acabó de aplaudir a su mujer y rápidamente se marchó. Explicó Terelu Campos que "Ortega corrió despavorido para no cruzarse con Rocío Carrasco". Si es que, muy valiente el señor para torturar animales, pero muy cobarde para afrontar la situaciones incómodas de la vida.

Ana Rosa Quintana

La buena noticia de la semana la protagoniza la presentadora de Telecinco. Reapareció en Las Ventas para ver torear a Morante de la Puebla. Los reporteros le preguntaron por su estado de salud, y aseguró: "Estoy estupendamente. Ya esto creo que lo hemos superado". En las próximas semanas Ana Rosa tiene pensado irse de vacaciones con su marido y sus hijos. Una vez pasado el tiempo de descanso y veraneo, los compañeros de su productora nos explican a las 'mamarazzis' que la intención Ana Rosa es volver al frente de su programa en el mes de septiembre, octubre como máximo. Ojalá.

 

'Top Gun 2'

Todos en los 80 disfrutamos con la historia de amor entre Maverick (Tom Cruise) y Charlie (Kelly McGIllis) en 'Top Gun'. La película fue un éxito total y, casi 40 años después, han grabado la segunda parte. Y, oh sorpresa, no estará la actriz protagonista. Ella ahora tiene 64 años y su aspecto es el de una mujer de 64 años, con un peso que se aleja de los cánones de belleza establecidos. Y claro, eso es inadmisible para la industria del cine.

Da igual que Tom Cruise esté tan recauchutado que parezca una Cabbage Patch Kids. A él todo se le permite. En cambio, a Kelly McGillis no. Ella misma ha explicado en una entrevista que seguramente la han excluido por "demasiado vieja y gorda". Siglo XXI y así estamos. Y si su físico no fuera suficiente para marginarla, hace poco ella misma confesó que es lesbiana. Acabáramos. Por ahí ya sí que no. ¿Una lesbiana vieja y gorda en un papel protagonista haciendo de pareja de Tom Cruise? Imposible.

Noticias relacionadas

Al patriarcado le explotaría la cabeza con tan solo pensar en que esa posibilidad.