Multiempleada

Aitana se convierte en empresaria e invierte seis cifras en su nuevo negocio

La artista es la administradora única de una compañía que ha llamado Sop y Oli SL en honor a sus perros

Aitana se convierte en empresaria e invierte seis cifras en su nuevo negocio
1
Se lee en minutos
Alexandra Costa

Todo lo que toca Aitana Ocaña se convierte en oro. Aparece en lo más alto de las listas de reproducción de Spotify desde que despuntó en 'Operación Triunfo 2017'. El menú de McDonald's que promocionó pese a ser celiaca y no poder comerlo, arrasó. Sus cortes de pelo y sus 'looks' causan tendencia. Ha dado el salto a la gran pantalla: tan solo unos días después de finalizar el rodaje de 'La última', la serie de Disney+, ya se ha embarcado en la película 'Tras la pared' para Netflix. Cantante, 'influencer', actriz, modelo y... empresaria. La joven, de 22 años, ha creado una empresa que nada tiene que ver con todo lo que ha hecho durante estos cinco años de éxitos. Además, ha invertido una suma importante de dinero.

Aitana se ha adentrado en el mercado inmobiliario: el pasado 13 de abril dio de alta una empresa con una actividad de promoción inmobiliaria, explica el medio 'Vanitatis'. Con el nombre Sop y Oli SL, rinde tributo a sus perros, Sopita y Oli.

Administradora única

Noticias relacionadas

La artista es la administradora única, pero lo que llama más la atención es la cifra económica que ha invertido: un capital social de más de 670.000 euros. Por el momento, y con apenas un mes de actividad, no figura ninguna propiedad a su nombre. Las opciones en el sector del ladrillo son muy amplias, pero ha trascendido si se decantará por la compraventa o el alquiler de inmuebles, o por la construcción y la promoción de viviendas.

Propietaria de un chalet

Además de invertir parte de sus ganancias en esta nuevo negocio, Aitana ya hizo un importante desembolsó en 2021: compró un chalet en Dehesa de la Villa, en Madrid, muy cerca de donde vive la familia de su pareja, el actor Miguel Bernardeau. La vivienda cuenta con más de 270 metros cuadros repartidos en tres pisos y ella misma decidió reformarla antes de entrar a vivir.