080 BARCELONA FASHION WEEK

Txell Miras: "Me pidieron que hiciera ropa para hombre, y me he lanzado"

La veterana diseñadora es una de los creadores con los que este lunes abre fuego la tercera edición 100% digital de la semana de la moda de la capital catalana

  • Eiko Ai: "Me encanta la comodidad con estilo, no soy fan de la moda chandalera"

  • Moisés Nieto: "El mensaje de mi ropa es una lucha contra el 'fast-fashion'"

  • Juan Avellaneda: "Hay que recuperar el elemento lúdico de la moda que hace soñar"

La diseñadora Txell Miras, en su ’showroom’.

La diseñadora Txell Miras, en su ’showroom’.

5
Se lee en minutos
Laura Estirado
Laura Estirado

Periodista

Especialista en Gente, Moda, Tendencias, Estilo y Redes

Escribe desde Barcelona

ver +

Txell Miras (Sabadell, 1976) pasó de ser una joven promesa del cartel de la difunta pasarela Gaudí, a destacar luego en la Pasarela Barcelona que le siguió, para, más tarde, encabezar la incipiente 080 que vio la luz en julio de 2007. Desde aquella edición cero en la que fue proclamada "el mascarón de proa" de toda una generación de jóvenes creadores catalanes ha llovido mucho, y la diseñadora licenciada en Bellas Artes que trabajó en Milán en la línea femenina de Neil Barret antes de sacar su propia marca en 2004 asegura no haberse perdido más que un par o tres de ediciones de la 080 Barcelona Fashion Week ("porque estábamos en Londres o porque hacíamos una temporada sí, otra no", se excusa). Su 28ª edición comienza este lunes, 25 de octubre, y se alargará hasta el jueves, 28. Es la tercera en versión 100% digital, con 22 diseñadores y marcas que proyectarán al mundo sus propuestas en forma de 'fashion films' grabados en el espectacular Espai Xavier Corberó de Esplugues de Llobregat. La de Miras, una colección llamada '(A)Simfonia' en la que por primera vez experimenta con prendas masculinas, se retransmite en 'streaming' el primer día, a partir de las 20.30 horas

¿Recuerda su primera 080?

Fue la de Orlando. Era una pasarela transparente, espectacular, llena de libros.

¿Cómo ha evolucionado la firma desde entonces?

Me he ido minimalizando, haciendo más práctica, más cómoda… también por mi tipo de vida. Cuando eres joven pones muchas sobreposiciones, piensas muy conceptualmente… pero cuando creces, ves que esa ropa la has de llevar todo el día.

Pero los pilares de la marca siguen siendo los mismos...

El diseño y la elegancia ligada a la calidad. Muchas veces decimos que algo es elegante porque vemos que está bien hecho.

¿Cómo es el 'fashion film' de la colección que presenta, en el que, además, sale su hija?

Sí, aparece mi hija un momento porque me interesaba que saliera la figura de un niño, pero yo no salgo, eh. Como '(A)Simfonia' ya está en tiendas, y tenemos más de una pieza del mismo modelo, nos interesaba que el vídeo mostrase el concepto de bloque y repetición, que es algo que también se ve mucho en el propio Espai XC, y eso mismo crea un ritmo y una música, y una sinfonía y una poesía a través de la repetición. Parte de la colección nació inspirada en este espacio, los colores grises y las sombras del hormigón.

Detrás de cada colección suya suele haber una reflexión filosófica, ¿cuál es esta vez?

Yo juego a la continuidad. No cambio cada temporada el estilo, y la inspiración no tiene temas dispares de una colección a otra. Esta en concreto tiene mucho de la del invierno pasado [FW 20/21 Post Robot], ya que con el covid produjimos la mitad de las piezas. Había muchas tiendas cerradas, y redujimos el volumen. Piezas de entonces las he recuperado con alguna variedad

Y por primera vez diseñas para hombre.

Hay seis piezas sin género. El pasado verano hicimos un pantalón experimental, y ahora me he lanzado con seis piezas, una sudadera, un pantalón con pinzas, una bomberg, una camiseta amplia con capucha..., y la verdad es que está teniendo una buena acogida. Es un terreno que no he tocado nunca; siempre he vestido a la mujer, y a nivel de tallaje el hombre y la mujer son diferentes. Sí que estoy viendo que el unisex, como se decía antes, funciona en algunas cosas, pero en otras no. Por lo que tendré que hacer piezas exclusivamente masculinas, por los hombros más anchos, los largos de mangas… El pantalón 'genderless' lo puede vestir un tipo de hombre, pero no todos, porque puede quedar pequeño, o corto.

¿Es un paso meditado o te lo pedía la clientela?

Me pidieron que hiciera ropa para hombre, y me he lanzado. Es algo que hace tiempo que me lo pide gente que conozco, amigos, clientes de tiendas… pero para mí es complicado, no es tan sencillo. Había hombres que se atrevían y compraban piezas mías de la colección de mujeres, y me pedían que hiciera de hombre. Estoy contenta con la respuesta. La idea no es hacer toda una colección entera de hombre, porque donde yo me siento más a gusto es en mujer, pero es un reto estimulante. Además, la ropa 'genderless' es una tendencia general. Como concepto está bien, no hay diferencias, hay que abrir la mente.

¿Cómo ves a la nueva generación de diseñadores?

Muy bien, aquí en la 080 hay variedad. Por ejemplo, y aunque es muy diferente a lo que yo hago, me gusta mucho Eiko Ai, que hace una mujer muy femenina, frágil y ligera. Y en hombre, Eñaut, que fue alumno mío en IED, y tiene un gusto exquisito.

¿A quién echas de menos?

De los que me gustaban mucho y creo que es una pena que no continúe es Josep Font, aunque es un estilo muy apartado del mío.

¿Cómo has resistido el embate del coronavirus?

Cerré la tienda de la calle de València de Barcelona. Hemos seguido con la venta 'online' y con clientas que trato directamente. Luego hicimos el tema mascarillas, que nos ha ido genial. Llevamos un año y medio vendiendo muchas mascarillas, y eso también nos ha ayudado a aguantar. Pero no hemos dejado de hacer producciones. Las hemos reducido, pero las hemos ido colocando en muchas tiendas. Algunas de ellas que tenían más complicado comprar fuera, porque no podían ir a ferias, nos han comprado a nosotros.

Tercera edición 100% digital, ¿añoras los desfiles?

La pasarela está bastante anticuada. Para mí lo digital ha sido brutal, porque no tengo límites, sí que te dan un espacio, pero tú en este espacio tienes muchas más posibilidades de hacer cosas diferentes. Presentar a una modelo detrás de otra es muy aburrido y muy simple. Al final la pasarela ha quedado muy limitada. El vídeo ya se empezó a hacer antes de la pandemia, porque ya las marcas que desfilaban necesitaban otros formatos para enseñar su mundo imaginario. Por contra, no tienes el calor del público. Pero, ¿por qué no hacer cosas presenciales tipo 'performance' en vez de la pasarela tradicional?

Noticias relacionadas

¿Cómo vas a seguir el 'streaming' de la colección?

La veré con algunos amigos y clientes, en casa de alguno. Muy en pequeño comité. Ya veremos si para las siguientes 080 se pueden hacer cosas con más gente.