"Para su comodidad"

La reina Isabel II incorpora el bastón a las prendas icónicas de su vestidor

Esta es la primera vez que la soberana británica, de 95 años, acude con garrote a un acto oficial (el servicio de Acción de Gracias en la abadía de Westminster)

En 2003 y 2004 también necesitó apoyo tras una operación de rodilla

La reina Isabel II de Inglaterra, acompañada de su hija Ana, en la abadía de Westminster, este martes.  

La reina Isabel II de Inglaterra, acompañada de su hija Ana, en la abadía de Westminster, este martes.   / AFP / ARTHUR EDWARDS

3
Se lee en minutos
Laura Estirado
Laura Estirado

Periodista

Especialista en Gente, Moda, Tendencias, Estilo y Redes

Escribe desde Barcelona

ver +

Isabel II, la monarca que más tiempo ha ocupado el trono británico (69 años por ahora), que este verano aún montaba a caballo, subía escaleras con soltura y sigue dando discursos -el último, en mayo,  para presentar el programa de "recuperación nacional" de Johnson en la cámara alta del parlamento-, ha incorporado a su icónico vestidor un complemento que hasta ahora había desterrado a pesar de su avanzada edad, 95 años. El típico bastón que utiliza mucha gente mayor para ayudarse a caminar era considerado hasta hace nada por la reina un signo de debilidad que no podía permitirse, sobre todo en público. Pero el tiempo es inexorable para todos, incluso para una reina tan longeva como ella.

Apoyada en una vara con empuñadura de asa, la reina Isabel II del Reino Unido ha asistido este martes a un servicio religioso en la abadía de Westminster (Londres) en conmemoración del centenario de la organización benéfica de las Fuerzas Armadas Royal British Legion. Según fuentes palaciegas, Isabel II ha empleado este 'nuevo' complemento "para su comodidad", al salir del coche, para entrar en el templo y de nuevo, después, para abandonar la abadía.

Además, la reina no ha entrado por la puerta habitual, sino por otra que quedaba más cerca de su asiento.

A pesar de su avanzada edad, esta es la primera vez que Isabel II usa un bastón en un acto oficial de este tipo, si bien hay que recordar que en 2003 y 2004 ya se la pudo ver usando uno después de una operación de rodilla.

La semana pasada, por ejemplo, la reina acudió a otro acto oficial, pero no se ayudó de ningún cayado. Fue en Buckingham, con motivo de dar el pistoletazo de salida al relevo de la batuta de la monarca para los 22º Juegos de la Commonwealth de Birmingham 2022, que se celebrarán el próximo verano. En esta ocasión acudió acompañada por su hijo pequeño, el príncipe Eduardo.

Isabel II, con su nuevo complemento para actos oficiales, un bastón

AFP / FRANK AUGSTEIN

Un icónico vestidor

A partir de ahora, el bastón quizá sea un complemento habitual en su icónico vestidor, al igual que ya lo son sus sombreros de ala redonda y con adornos florales o de plumas, que suele conjuntar con un abrigo o traje chaqueta del mismo color, sus bolsos de la firma británica Launer, que usa desde hace medio siglo, sus cómodos "zapatos de trabajo" de Anello & Davide of Kensington que luce en público, o el collar de perlas -casi siempre de tres vueltas- y el broche que acostumbra a llevar prendido en la solapa. El elegido para esta ocasión ha sido broche ruso de la reina Mary de Teck, con un zafiro cabujón de pan de azúcar. El broche fue un regalo de la emperatriz Marie Feodorovna a la reina María de Teck (abuela de Isabel II) como regalo de bodas en 1893, e Isabel II lo heredó en 1953.

Noticias relacionadas

La reina, que para esta ocasión eligió un abrigo y un sombrero en azul marino, no fue sola a la misa. La ha acompañado su única hija, la princesa Ana, de 71 años, con un conjunto lila, además de militares en activo y veteranos, sus familiares y representantes de la British Legion, de la que la soberana es patrona.

Isabel II, que enviudó hace medio año, cuando murió el duque de Edimburgo, ha retomado este mes su agenda habitual de compromisos oficiales, después de pasar el verano y el principio del otoño en su amado castillo de Balmoral, en Escocia. Próximamente, está previsto que tanto ella como destacados miembros de su familia asistan a la cumbre del clima COP26 que se celebrará del 31 de octubre al 12 de noviembre en la ciudad escocesa de Glasgow; allí se reunirán líderes de todo el mundo para consensuar los próximos pasos en la lucha contra el cambio climático.