Nueva vista este miércoles

El padre de Britney Spears pinchó su teléfono y la grabó en la habitación

El abogado de la estrella cree que el progenitor ha traspasado todas las "líneas rojas" y pide que se le retire la tutela

Britney Spears sigue clamando por liberarse de la tutela de su padre.

Britney Spears sigue clamando por liberarse de la tutela de su padre. / INSTAGRAM

3
Se lee en minutos
El Periódico

El padre de Britney Spears habría traspasado todas "las líneas rojas" en el control férreo de la vida privada de su hija, de la que tiene su tutela legal desde hace 13 años. Al parecer, Jamie Spears habría contratado los servicios de la empresa de seguridad israelí Black Box Security para instalar en la habitación de la cantante un sofisticado sistema para monitorizar y espiar todos sus movimientos y conversaciones telefónicas con su prometido, Sam Asghari, con sus hijos y amigos.

Con el teléfono pinchado y el sistema de grabación en su habitación, el padre de la princesa pop tenía acceso instantáneo a todo lo que acontecía en la vida privada de la cantante.

Ahora, un antiguo ejecutivo de la compañía de seguridad que instaló esos dispositivos de espionaje, Alex Vlasov, ha pasado a 'The New York Times' parte de esas grabaciones hechas en secreto durante años en la habitación de Britney y en su teléfono móvil, y que se pasaban puntualmente transcritas al padre de la artista.

Según explica el rotativo en el reportaje 'Controlling Britney Spears', Jamie requirió que la seguridad personal de su hija (a quien él mismo contrató) registrara todos sus movimientos, incluidas las interacciones privadas en su habitación, que iban desde conversaciones con sus dos hijos y su novio hasta aquellas con su exabogado, Samuel Ingham. El estado de California, donde residen Britney y su familia, es un estado donde se requiere del consentimiento de las dos partes para grabar conversaciones.

"Invasión horrible de la privacidad"

"Todas sus acciones estuvieron dentro de los parámetros de la autoridad conferida por el tribunal. Sus acciones se realizaron con el conocimiento y consentimiento de Britney, su abogada designada por el tribunal. , y / o la corte. El historial de Jamie como tutor, y la aprobación de sus acciones por parte de la corte, hablan por sí mismos", ha respondido el equipo de abogados del señor Spears al 'NYT'.

Sin embargo, para el abogado actual de Britney, Mathew Rosengart, los hechos desvelados por el rotativo describen una "invasión horrible e inconcebible de la privacidad de su hija adulta" [Britney tiene 39 años].

"La grabación o el monitoreo no autorizado de las comunicaciones privadas de Britney, especialmente las comunicaciones entre abogado y cliente, que son una parte sacrosanta del sistema legal, representan una violación desmedida y vergonzosa de sus derechos de privacidad y un ejemplo sorprendente de la privación de sus libertades civiles", ha afirmado Rosengart en un comunicado. "Colocar un dispositivo de escucha en el dormitorio de Britney sería particularmente horrible y corrobora gran parte de su convincente y conmovedor testimonio. El señor Spears ha cruzado todas las líneas insondables", ha señalado. Por ese motivo, pide que este mismo miércoles "sea suspendido" como tutor.

Nueva cita ante el juez

Por eso, tanto Rosengart como la cantante han solicitado que le sea retirada inmediatamente a Jamie la supervisión de la tutela, a más tardar este miércoles, 29 de septiembre, el mismo día de la próxima cita de la estrella ante el Tribunal Superior de Los Ángeles.

Jamie Spears ha controlado los negocios de su hija desde 2008, cuando estableció una tutela después de que ella sufriera un colapso mental. Bajo esa tutela ha dictado sus asuntos personales, médicos y financieros.

Noticias relacionadas

Desde el pasado junio, la cantante de 'Stronger' intensificó sus esfuerzos para liberarse de la tutela de su padre.

En un movimiento sorpresa a principios de septiembre, Jamie Spears dijo que apoyaba el fin de la tutela, pero que entonces debería tutelar a su hija otra persona.