Entrevista en 'People'

Alberto de Mónaco acalla los rumores de crisis matrimonial: "Charlene no se fue enfadada, no se exilió"

El príncipe Alberto rompe su silencio para responder a las especulaciones sobre su relación y los problemas de salud de su mujer

Monaco s Prince Albert (L) embraces Princess Charlene during the Monte-Carlo Gala for the Global Ocean in Monaco on September 28  2017    AFP PHOTO   YANN COATSALIOU

Monaco s Prince Albert (L) embraces Princess Charlene during the Monte-Carlo Gala for the Global Ocean in Monaco on September 28 2017 AFP PHOTO YANN COATSALIOU / YANN COATSALIOU

3
Se lee en minutos
El Periódico

En una sorprendente entrevista concedida a la revista 'Peolple', el príncipe Alberto de Mónaco (63) ha salido al paso de los constantes rumores sobre una posible crisis en su matrimonio con Charlene (43), que desde mayo está en Sudáfrica tratando de superar una grave infección de oídos, nariz y garganta por la que ha tenido que ser intervenida en varias ocasiones, la última el pasado agosto, motivo por el cual los médicos desaconsejan que viaje en avión. "Hasta que la presión de los oídos no se iguale no podría soportar un vuelo por encima de los 20.000 pies de altura", explicó ella misma en una entrevista concedida al canal News24. 

El reciente viaje de Alberto con los mellizos Jacques y Gabriella, de 6 años, a finales de agosto, no apaciguaron las aguas, pues Charlene publicó unas fotos en su cuenta de Instagram donde la familia aparecía algo distante, y ella, muy demacrada. "Estoy muy emocionada de tener a mi familia de vuelta conmigo", aseguró entonces la princesa, que pocos días después tuvo que ser ingresada por un desmayo

Por eso, para dejar las cosas claras, el hijo de Rainiero y Grace Kelly aclara: "¡No se fue de Mónaco enfadada!". "No se fue porque estuviera enojada conmigo o con cualquier otra persona. Iba a viajar a Sudáfrica para reevaluar el trabajo de su Fundación allí y tomarse un tiempo libre con su hermano y algunos amigos", explica el príncipe a la revista. Y continúa: "Se suponía que solo sería una estancia de una semana, un máximo de 10 días, pero debido a que tenía esta infección, surgieron todas estas complicaciones médicas".

"Probablemente debería haber atajado los rumores antes"

Viaje en mayo

La exnadadora olímpica viajó a Sudáfrica, su país desde los 11 años, a mediados de mayo y estuvo haciendo un safari por la provincia de KwaZulu-Natal para promover el fin de la caza furtiva de rinocerontes mediante la fundación que lleva su nombre. Pero pronto comenzó a experimentar complicaciones relacionadas con un procedimiento de elevación de seno e injerto óseo al que se había sometido antes de su llegada como preparación previa para ponerse unos implantes en la boca. Sufría una severa infección otorrinolaringológica, y desde entonces ha tenido que ser ingresada varias veces y se ha sometido a varias cirugías, incluida una a finales de junio que hizo que no pudiera celebrar su décimo aniversario de bodas (el 1 de julio), y otra intervención de cuatro horas que le practicaron el pasado 13 de agosto.

Por eso, Alberto recalca en su entrevista: "Ella no se exilió. Fue absolutamente un problema médico que tuvo que ser tratado".

Sin embargo, tantos meses de ausencia en Mónaco lejos de su esposo y de sus hijos abrieron la veda a todo tipo de especulaciones. Ahora Alberto considera que "probablemente debería haber abordado" los rumores antes. "Pero me estaba concentrando en cuidar a los niños", asegura a 'People'. "Y pensé que seguramente acabarían desapareciendo. Si intentas responder todo lo que sale, estaría constantemente respondiendo, y es una pérdida de tiempo".

"Ella está lista para volver a casa. Hasta dice en broma que está lista para meterse de polizón en un barco para regresar a Europa"

Lista para volver a casa

Noticias relacionadas

Ahora lamenta el cariz que ha tomado el asunto y el precio que está pagando su familia: "Por supuesto que le afecta a ella, por supuesto que me afecta a mí. Leer malas noticias siempre es perjudicial... Somos un blanco fácil, fácil de alcanzar, porque estamos mucho bajo el ojo público".

A pesar de todos los comentarios que se publicaron tras la reciente reunión familiar en Sudáfrica y la posterior y repentina visita al hospital de Charlene, Alberto de Mónaco confirma que su familia está tratando de mantener una actitud positiva y en concentrarse en la recuperación de la princesa. "Ella está lista para volver a casa. Hasta dice en broma que está lista para meterse de polizón en un barco para regresar a Europa", asegura el príncipe.