Reacciones

Obama da marcha atrás y hará una fiesta de cumpleaños más íntima

  • El expresidente celebrará su 60 aniversario solo con "familia y amigos cercanos" tras las críticas republicanas recibidas por su pretensión de reunir a casi 500 invitados en medio de la virulenta expansión de la variante delta del covid

El expresidente de EEUU, Barack Obama.

El expresidente de EEUU, Barack Obama. / AFP / ZACH GIBSON

2
Se lee en minutos
Sarah Yáñez-Richards

El expresidente de Estados Unidos, Barack Obama, quería celebrar su 60 cumpleaños rodeado de estrellas de Hollywood -había invitado a Steven Spielberg, Oprah Winfrey y George Clooney- y antiguos compañeros de trabajo, la lista de asistentes ascendía a 475 y 200 trabajadores del evento -entre los cuales había un coordinador de seguridad del covid-19- pero la virulencia de la nueva variante delta del coronavirus y las críticas recibidas han llevado al primer mandatario estadounidense afroamericano a cambiar por completo los planes y ahora solo "familiares y amigos cercanos" le cantarán el cumpleaños feliz en el jardín y playa privada de su mansión en Martha’s Vineyard, en Massachusetts.

"Debido a la nueva difusión de la variante delta durante la semana pasada, el presidente y la señora Obama han decidido reducir significativamente el evento para incluir solo a familiares y amigos cercanos", dijo Hannah Hankins, una portavoz del expresidente, a 'The New York Times'. "Está agradecido de todas las felicitaciones que ha recibido desde la distancia y espera ver a la gente pronto en persona".

Invitados vacunados

En su primera versión de fiesta de cumpleaños, Obama, que ha sido un gran defensor de la vacuna, había pedido a los casi 500 invitados que presentasen una prueba negativa de covid y que estuviesen vacunados. No obstante, no se sabía si los invitados tendrían que llevar o no mascarilla. Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EEUU (CDC) volvieron a recomendar el uso de mascarillas en interiores para las áreas de transmisión "alta" y "sustancial", que incluye casi dos tercios de todos los condados del país. La casa de 11,75 millones de dólares (9,9 millones de euros) que el Premio Nobel de la Paz compró en diciembre de 2019 está en un área de propagación "moderada" de covid-19, según los datos de los CDC. No obstante, Massachusetts, el estado en el que está la propiedad, endureció sus directrices sanitarias después de que surgiera un brote de casos en Provincetown tras los festejos del Día de la Independencia. Tres cuartas partes de los infectados en el pueblo dieron positivo a pesar de haber recibido la pauta completa de vacunación.

Críticas de republicanos

Noticias relacionadas

Cuando se hicieron públicos los planes del exmandatario, muchos políticos republicanos indicaron su descontento. "¿Exigirán los demócratas que todos los invitados usen mascarillas?", se preguntó en un tuit el congresista republicano de Texas Lance Gooden. Mientras que el congresista conservador de Ohio Jim Jordan apuntó en Twitter que si esta celebración fuese la del expresidente Donald Trump los demócratas dirían que se trata de un peligroso evento "súper contagioso", "imprudente" y en el cual se "mata a gente". Durante el mandato de Trump se realizaron varios eventos con público sin mascarilla en el interior y los jardines de la Casa Blanca. Se cree que una ceremonia en honor a la jueza Amy Coney por ser la nueva miembro de la Suprema Corte, fue un foco de contagio para una docena de personas, entre ellas el entonces presidente.

Hace una década, Obama celebró su cuarto de siglo en su entonces residencia junto con los cantantes Jay-Z, Stevie Wonder, el actor Tom Hanks y el comediante Chris Rock, entre muchos otros.