Saga estelar

Dylan Penn, así es la hija de Sean Penn y Robin Wright que ha deslumbrado en Cannes

La modelo y exhija descarriada de actores famosos se postula como una de las promesas de Hollywood tras triunfar como protagonista en 'Flag day'

Dylan Penn junto a su padre, Sean Penn, en la ’premiere’ de ’Flag Day’, el pasado sábado en Cannes.

Dylan Penn junto a su padre, Sean Penn, en la ’premiere’ de ’Flag Day’, el pasado sábado en Cannes. / EFE / IAN LANGSDON

6
Se lee en minutos
Laura Estirado
Laura Estirado

Periodista

Especialista en Gente, Moda, Tendencias, Estilo y Redes

Escribe desde Barcelona

ver +

Aunque 'Flag day', la película que su padre ha dirigido y coprotagonizado no encabece las apuestas para llevarse la Palma de Oro este sábado -el crítico de este diario asegura que Sean Peann ha vuelto a darse otro batacazo en Cannes con su sexto filme como director-, lo cierto es que ha servido para que su primogénita, Dylan Penn, esa que durante años hizo pinitos para ser 'otro hijo de famoso descarriado', haya dado la campanada. Y no solo sobre la alfombra roja de La Croisette, donde ha deslumbrado con un explosivo vestido negro con transparencias de Balmain, sino en su primer gran papel protagonista.

Ha tardado un poco en seguir la llamada de la sangre, porque la heredera de uno de los linajes con más caché de Hollywood ha cumplido ya los 30. Pero es que de adolescente era muy tímida -y rebelde- y todos los papeles que le ofrecían era de "rubia tonta". Y ahora, la hasta ahora modelo ha confesado que le pidió a su padre aplazar un tiempo el proyecto 'Flag day' para poder rodar varias películas y así evitar posibles maledicencias y acusaciones de enchufismo descarado.

Prueba superada. Si bien la cinta sobre la periodista Jennifer Vogel, hija de John Vogel, uno de los más importantes estafadores, ladrones de bancos y delincuentes de EEUU, "no emocionó a la multitud del Palais de la misma manera que otras películas" ('Variety'), la mayoría de medios especializados tienen claro que ha nacido una estrella "cautivadora" ('The Washington Post') que ha heredado el don de la interpretación de sus padres ('Deadline'). He aquí las claves de la nueva promesa de la meca del cine.

Infancia alejada de los focos

Dylan Frances Penn lleva el cine en la sangre desde antes de su nacimiento, el 13 de abril de 1991 en Los Ángeles (California), pues su madre tuvo que renunciar a interpretar a lady Marian en 'Robin Hood, príncipe de los ladrones' (Kevin Costner, 1991) por estar embarazada de ella. De su madre, Robin Wright, ha heredado la belleza y su melena rubia, pero el carácter es de su padre: "Tenemos una relación compleja. Los dos somos alfa y a veces chocamos", reconoció durante la presentación del filme. Ella y su hermano pequeño, Hopper Jack, también en el reparto de 'Flag day', fueron alejados de la prensa por parte de sus progenitores, que les educaron en diferentes colegios y países según su agenda de rodajes. Por ejemplo, cuando Sean Pean grababa 'La delgada línea roja', los niños acudieron a una escuela aborigen. "Mis padres estuvieron muy presentes en mi infancia, nos llevaban a menudo fuera de Los Ángeles, nos dejaron llevar una vida bastante normal", ha dicho Dylan. Incluso a la hora de no pagarle todos los caprichos. Tras abandonar a los pocos meses un curso de cinematografía en la Universidad del Sur de California, sus padres dejaron de pasarle dinero y tuvo que trabajar de camarera, repartidora de pizzas, becaria en una agencia de publicidad y editora de guiones.

Modelo cotizada

Al igual que hizo de joven la pérfida protagonista de 'House of Cards', Dylan se estrenó como modelo a los 18 en una campaña para GAP. No era el trabajo de sus sueños, que por aquel entonces era estar detrás de la cámara, pero era una buena forma de ganar dinero. Ha sido portada de 'GQ', 'W' o 'Elle' y ha trabajado para otras firmas como Ralph Lauren, Rag & Bone o Stuart Weitzman, además de fichar en los 'front row' de semanas de la moda de París o Nueva York. En 2014 la contrató la agencia Premier Model Management y protagonizó un reportaje para la revista 'Treats!' con fotos en blanco y negro en las que aparecía semidesnuda. "Mi padre me dijo: 'De acuerdo, has llegado a tu límite. Más te vale no ir más lejos'", le ha explicado la joven a 'Vanity Fair'. "Para ser honesta, si pudiera dar marcha atrás, no me habría quitado tanta ropa. Era un poco ingenua", ha reconocido.

Alcohol y algún que otro arresto

Sus padres se divorciaron en 2010, tras 14 años de matrimonio, convirtiendo la década de los 20 de Dylan en una montaña rusa en la que trató de buscar su lugar en el mundo. Era más frecuente verla en medios sensacionalistas como TMZ que en las revistas especializadas donde aparecían el protagonista de 'Mystic river' o la pareja de Tom Hanks en 'Forrest Gump'. En dos ocasiones fue arrestada por conducir bajo los efectos del alcohol. Finalmente, en 2017 tuvo que ingresar en una clínica de desintoxicación para dejar atrás su afición por la bebida. Hopper, su hermano tres años menor que ella, parece seguirle los pasos, y no solo en el tema actoral y en el modelaje. Hace un par de años también fue arrestado por conducir bajo los efectos de las drogas. Además, llevaba en el coche marihuana y anfetas. Unos años antes su padre ya le planteó un ultimatum: "¿Rehabilitación o un banco de autobús?", dada la adicción del joven por las metanfetaminas.

Soltera cotizada

En 2013 las revistas convirtieron a Dylan en la mala de la película y la causante del fin del romance fuera de la pantalla de los protagonistas de 'Crepúsculo' Kristen Stewart y Robert Pattinson. Y aunque ella lo desmintió, en las biografías de la red aún consta esta como su primera relación. Al año siguiente estuvo saliendo con el actor de 'Crónicas vampíricas' Steven R. McQueen, y más tarde, en 2017, fue la pareja del músico Jimmy Giannopoulos, a quien Sean Penn abroncó en plena calle en una discusión cazada por los 'paparazzi' que dio la vuelta al mundo. En las imágenes se ve a Robin Wright como testigo de la pelea, incapaz de contener las lágrimas mientras el iracundo ganador del Oscar reprocha algo a su yerno y le enseña una foto en la pantalla de su móvil.

Noticias relacionadas

Tras los pasos de sus padres

Durante la presentación de 'Flag day' en Cannes, Dylan explicó por qué finalmente ha decidido encarrilar su carrera hacia la actuación: "Mis padres me dijeron por separado: 'No vas a ser una buena directora si no sabes lo que es estar en los zapatos del actor'". Como 'directora' probó suerte en 2014 rodando el videoclip de 'Chains', de Nick Jonas. En 2015 el suyo fue el rostro más conocido de la película de terror 'Condemned' y tuvo un papelito en 2016 en 'Elvis & Nixon', con Michael Shannon y Kevin Spacey, cuyo guión -casualidades de la vida- escribió Cary Elwes, el Westley "¡como desees!", el rubio amor de su madre en 'La princesa prometida' (Rob Reiner, 1987). El corto de ciencia ficción 'Unregistered' y el largometraje 'Aramingo Avenue' han sido sus últimas interpretaciones antes de deslumbrar en Cannes.

Dylan Penn, en un momento de 'Flag day'.

/ MGM