Hasta el 20 de septiembre

La vida del príncipe Felipe se celebra con una exposición en Windsor

Se exhiben 120 piezas, desde retratos, la silla del consorte, diarios y objetos tan excéntricos como un enfriador de vino con forma de saltamontes regalo de Georges Pompidou

El castillo de Windsor acoge la exposición en honor al príncipe Felipe de Edimburgo. / REUTERS / Peter Nicholls / VÍDEO: EFE

3
Se lee en minutos
El Periódico

Algunas de las posesiones más preciadas y los artículos más fabulosos con los que fue obsequiado durante sus viajes al extranjero el duque de Edimburgo se exhiben en el Castillo de Windsor, en una muestra que celebra la vida y el legado del difunto príncipe Felipe.

El duque había dado su bendición para la exposición, 'El príncipe Felipe: Una celebración', que tenía como objeto inicial conmemorar su 100º cumpleaños, que hubiera acontecido el 10 de junio. Sin embargo, tras la muerte del duque, el pasado 9 de abril a la edad de 99 años, se decidió que la exposición debería seguir adelante como una celebración de su notable vida. Fuentes del palacio dicen que la exhibición cuenta con el apoyo y la bendición totales de la reina Isabel II, que ha regresado a Windsor después de reunirse con el primer ministro Boris Johnson por primera vez en 18o meses en el Papacio de Buckingham a principios de esta semana.

Este jueves el castillo estaba lleno de turistas, en el primer día de la exposición, que ha sido comisariada por Royal Collection Trust, y que podrá visitarse hasta el 20 de septiembre

En total, la muestra reúne más de 120 piezas. Entre las más destacadas se encuentra la túnica de coronación y la corona que usó Felipe en la coronación de la reina Isabel en 1953, y su silla de consorte, que normalmente se encontraba junto a la de la reina en el palacio de Buckingham.

Al igual que esta, también se exhibe por primera vez un retrato del príncipe pintado en 2017, el año de su jubilación. La pintura de Ralph Heimans muestra a Felipe vistiendo el uniforme azul y rojo de Windsor, de pie en el Gran Corredor del castillo de Windsor.

Recuerdos personales y excéntricos

Los artículos van desde lo personal, como el diario de la reina Victoria que registra el nacimiento de la madre del príncipe Felipe, la princesa Alicia, en el castillo de Windsor en 1885, hasta piezas tan excéntricas y únicas como un enfriador de vino con forma de saltamontes que fue un regalo del expresidente francés Georges Pompidou durante su visita. al Reino Unido en 1972.

Otras piezas a resaltar son un marco de Fabergé con fotografías del rey Jorge VI y la reina Isabel que fue un regalo de bodas; un juego de ajedrez regalo de Nelson Mandela durante su visita al Reino Unido en 1996; y un par de botas de vaquero con las palabras "Prince" y "Philip" inscritas en oro, regaladas al príncipe durante una visita a Houston, Texas, en 1991.

Encima de las botas también se muestra un tocado de plumas de las Primeras Naciones, un regalo de 1973 del Jefe de la Reserva de Sangre, Jim Shot Both Sides.

Noticias relacionadas

Hay también en el recorrido los restos del reloj de la capilla de San Jorge y un fragmento de una viga quemada, rescatada por Felipe de los escombros tras el gran incendio que arrasó el castillo en 1992. El fuego comenzó en la capilla privada cuando un halo de luz provocó que una cortina se incendiara y se extendiera rápidamente a los apartamentos reales. El duque participó en la construcción de una nueva capilla, justo al lado de la exposición. Fue aquí donde descansó después de su muerte antes del entierro en la Capilla de San Jorge.

"Ya que la gente no pudo asistir al funeral, como normalmente lo hubieran hecho, espero que puedan venir al castillo y aprender un poco más sobre él", ha explicado la comisaria de la muestra,  Sally Goodsir.