EL DECLIVE DE UNA ESTRELLA

Robert De Niro, en bancarrota

Robert De Niro, en bancarrota
Se lee en minutos

Robert De Niro está atravesando una delicada situación económica. La pandemia del covid-19 le ha afectado a sus proyectos cinematográfico, y, por lo tanto, sus ingresos han sido mínimos. Además, el actor, de 77 años, se encuentra inmerso en una etrerna batalla judicial con su exmujer Grace Hightower.

De hecho, su abogada, Caroline Krauss, ha tenido que salir al paso durante una audiencia virtual de divorcio en la corte de Manhattan, donde ha explicado la delicada situación que está pasando el intérprete que encarnó al jefe de la mafia Vito Corleone en el 'El Padrino: Parte II''.

"El señor De Niro tiene 77 años, y aunque ama su oficio, no debería verse obligado a trabajar a este ritmo prodigioso porque tiene que hacerlo. ¿Cuándo terminará eso? ¿Cuándo tendrá la oportunidad de quizás no coger todos los proyectos que se le presenten? ¿O no trabajar seis días a la semana durante 12 horas al día simplemente para seguir el ritmo de la sed de la señorita Hightower por Stella McCartney?", señaló la letrada en la Corte, quien añadió: "De Niro podría enfermar mañana, y la fiesta habrá terminado".

A todo ello, hay que sumarle que el abogado de su exesposa, Kevin McDonough, ha desmentido que el artista tenga problemas económicos, asegurando, según 'Fox News', que éste "ganó cinco millones de dólares por actuar en la película 'El Irlandés' (2019); gastó 450.000 dólares en un alquiler en verano del 2019 en Amagansett, también gastó 150.000 dólares en unas vacaciones de Acción de Gracias, y un millón en sus hijos en 2019 y 2020".

Noticias relacionadas

La pareja contrajo matrimonio hace 24 años, pero a lo largo de su matrimonio sufrieron numerosas crisis. Por eso, dos años después, el actor acabó pidiendo el divorcio. Ella le acusó de haberle sido infiel, además de consumir alcohol y drogas.

Pero acabaron reconciliándose, renovando sus votos en el 2004. Sin embargo, en el 2018 pusieron fin a su tormentosa relación e iniciaron un complejo proceso de divorcio que aún perdura por las peticiones de Grace Hightower, que demanda la mitad de su fortuna estimada en unos 500 millones de dólares.