Alud de apoyos en la redes

Irene Montero apoya a Rocío Carrasco: "Es una víctima de violencia de género"

  • Tras 25 años de silencio, la hija de Rocío Jurado desvela un infierno de malos tratos continuados que vivió con su exmarido Antonio David Flores

  • El demoledor testimonio de Rocío Carrasco extiende la lucha antimachista

Irene Montero y Rocío Carrasco.

Irene Montero y Rocío Carrasco. / EFE / R. ALCAIDE / EUROPA PRESS / TELECINCO

7
Se lee en minutos
Laura Estirado
Laura Estirado

Periodista

Especialista en Gente, Moda, Tendencias, Estilo y Redes

Escribe desde Barcelona

ver +

Desde antes del estreno de la serie documental Rocío, contar la verdad para seguir viva la expectación era máxima. El testimonio de la hija de Rocío Jurado y Pedro Carrasco en el espacio que emite Telecinco prometía ser una bomba en los programas y revistas del corazón para tener entretenida a la audiencia por unas semanas, pero lo que no se esperaba es que desde la primera entrega Rocío Carrasco colocase en primera línea y en 'prime time' el tema de la violencia machista y recibiera el apoyo instantáneo de un alud de figuras públicas y caras conocidas de la política y la televisión. Para empezar, de la propia ministra de Igualdad, Irene Montero, que aprovechó el éxito arrollador de la docuserie -los dos primeros capítulos emitidos se han convertido en la emisión más vista del año de la cadena de Vasile (33.2 de 'share', 3.787.000 telespectadores)- para abrir en Twitter un hilo en defensa de Carrasco, "una víctima de la violencia de género" en cuyas palabras se pueden ver reflejadas muchas mujeres de España que no ven salida a su situación, sobre todo cuando no reciben el apoyo de la Justicia.

Pocos minutos después del primer episodio, en el que Carrasco da un paso al frente y, después de 25 años de silencio, alza la voz por primera vez para desvelar el supuesto infierno de maltrato continuado que vivió junto a Antonio David Flores, su sufrimiento por la no-relación con sus hijos desde hace años y hasta su intento de suicidio, el pasado 5 de agosto, por el maltrato psicológico que asegura aún sufre por parte del exguardia civil, Montero ha dejado claro que "cuando una mujer denuncia públicamente la violencia puede ser cuestionada o ridiculizada. Por eso es importante el apoyo".

"Muchas mujeres se verán reflejadas"

Solidaridad absoluta hacia Rociito de la ministra, que, además, ha aportado unos datos aplastantes: "Una de cada dos mujeres ha sido víctima de algún tipo de violencia machista a lo largo de su vida. Todas y cada una de ellas importan". A su juicio, "este testimonio ocupará muchas horas de televisión", sí, pero también que en la angustia mostrada por Carrasco "muchas otras mujeres se verán también reflejadas", y considerarán pedir ayuda y denunciar al maltratador.

Adelantándose a los que la han criticado por su defensa en Twitter a Rociito, Montero ha defendido que "no se trata de criminalizar a los hombres sino de entender la violencia machista para erradicarla y proteger a las víctimas". Respecto a los que la han afeado que estuviera viendo el documental, la ministra ha recordado que se está hablando de malos tratos y de violencia de género en uno de los programas de más audiencia y que más diálogo está creando en las redes.

En el documental no solo se habla del maltrato psicológico denunciado por Carrasco, ella también señala el que supuestamente han padecido sus hijos, Rocío y David. Rota en lágrimas, con gran esfuerzo ha relatado: "Cuando me devolvía a los niños en la puerta de la casa, salía a por ellos, hacía que los niños se despidieran de su padre, él me increpaba y me insultaba, aprovechaba esas tomas de contacto para insultarme y decirme que me los iba a quitar, 'hija de puta, te van a odiar, voy a hacer que te odien'".

"Me decía que me los iba a quitar, 'hija de puta, te van a odiar, voy a hacer que te odien'"

Rocío Carrasco, en ‘Rocío, contar la verdad para seguir viva’

Rocío ha dejado claro que sus hijos, por aquel entonces, no debían de haber vivido esas actuaciones de su padre y asegura que a su hija le han hecho responsable de cosas que no debían: "Ellos no tenían edad de mentiras, tenían edad de vivir y disfrutar. Cuando fueron adolescentes igual, a Rocío le hacen responsable desde muy pequeña de su hermano y no solamente de su hermano, sino de lo que le pasa al padre y de cómo el padre de hace, y de muchísimas cosas que por edad no le permanecía, no tenían derecho a perturbar ese mundo y se lo cargaron. Cortó el vínculo materno, a mí me lo quitó porque es una persona que ha ido proclamándose de padre modélico, a él solamente le importa él, no le importa nada más".

Los hijos, también víctimas

De esta manera, la hija de Rocío Jurado ha asegurado que sus hijos han sido víctimas de lo que su padre les ha metido en la cabeza: "Es que mis hijos han crecido con lo mismo que ha crecido el mundo entero, con esa versión. El padre no tiene piedad ni para sus hijos, no le ha importado el bienestar de sus hijos nunca. Eso no se hace con una criatura de 5 años. Tú no puedes quitarle a una niña de 5 años a su figura materna con la que ella moría, eso no lo puedes hacer y eso es lo que ha hecho".

Después de tantos años, Rocío no piensa en recuperar a sus hijos, sino en tener una vida tranquila. Piensa que ya no hay manera de recuperarlos: "Quiero paz, quiero que se haga justicia, que se sepa la verdad, la única verdad que hay, no hay otra. Quiero que se me deje de juzgar, se deje de hacer daño, quiero vivir con lo que me queda porque lo otro ya no lo tengo, ni lo voy a tener. Se me ha coartado como madre, en la educación de mis hijos, como mujer, como persona, todo en mi vida. Me han quitado lo más importante que tiene una madre que son sus hijos, quiero que se haga justicia y quiero que se sepa la verdad".

Alud de apoyos en las redes

Su desgarrador testimonio no solo ha removido a la ministra Montero. También han sido muchas las figuras públicas y las caras famosas que han salido en defensa de Rocío Carrasco.

La diputada socialista Adriana Lastra, ha dicho de ella que es "una mujer valiente, una superviviente"; la presidenta de Vox en la Comunidad de Madrid, Rocío Monasterio, ha puesto el foco en el "síndrome de alienación parental"; la presentadora Terelu Campos ha expresado su "inmenso dolor", así como Sandra Barneda, que ha aplaudido que por fin Rocío Carrasco haya roto su silencio. También Íñigo Errejón, el líder de Más Madrid, ha subrayado que seguramente muchos pondrán en duda su testimonio, tal como hace años se hizo con Ana Orantes, brutalmente asesinada por su maltratador. Y ha rematado su tuit con la etiqueta #YoSíTeCreo.

Noticias relacionadas