DESFILE DE FENDI EN PARÍS

El último calamitoso retoque estético que se ha hecho Demi Moore

  • La actriz de 'Ghost' ha dado la campanada en la presentación del británico Kim Jones en la colección de alta costura para la casa de moda romana

La actriz Demi Moore ha desfilado por sorpresa para la colección de alta costura de Fendi en París.

La actriz Demi Moore ha desfilado por sorpresa para la colección de alta costura de Fendi en París. / AFP / STEPHANE DE SAKUTIN

Se lee en minutos

La primera colección de alta costura del británico Kim Jones para la casa romana Fendi se ha presentado con nota este miércoles en París, en un desfile sin público y retransmitido en línea, en el que ha participado por sorpresa Demi Moore. La actriz de 'Ghost', de 58 años, ha dado la campanada recorriendo la primera la pasarela. Ha aparecido a lo lejos, como una diosa con un traje de satén negro de entre las columnas doradas del parisino Palacio Brongniart, y se ha ido acercando poco a poco para mostrar el primer diseño de la nueva colección primavera-verano del 2021 del modisto, mezcla espectacular de romanticismo y elegancia. Más de cerca, la ex de Bruce Willis no solo ha hecho gala de conservar una envidiable figura sino que ha mostrado sin pudor que acaba de estrenar retoquito en la cara.

No es la primera vez que Moore se estira la faz. Desde hace tiempo, incluso antes de su matrimonio con el también actor Ashton Kutcher, 16 años más joven que ella, que la intérprete es asidua a los quirófanos de los cirujanos. Sin embargo, esta vez la línea que separa un trabajo fino de uno desastroso se ha emborronado, pues el rostro de la actriz ha quedado algo desfigurado, como mutado, y casi resulta imposible reconocer en él algún rasgo de aquella angelical Molly Jensen que manipulaba el barro en el torno bajo la atenta mirada del fantasma de Patrick Swayze.

Cirugía de pómulos

A la mirada sin expresión y a la tensión de las facciones que ya lucía, ahora parece que Moore se ha hecho un tratamiento en sus mejillas para lograr una cara más angulosa. La técnica, conocida como bichectomía, es una de las más demandadas en Hollywood. Se trata de una operación mediante la cual se retiran las almohadillas de grasa -las bolas de Bichat- de los carrillos para mejorar y estilizar el contorno del rostro y lograr un aspecto más armónico. Angelina Jolie, Elsa Pataky, Kim Kardashian o Jennifer Lawrence, por ejemplo, son algunas de sus compañeras de profesión que también han sucumbido a esta técnica.

Pero en el caso de la protagonista de 'Striptease' el resultado le ha dejado la cara dividida por dos líneas diagonales artificiales, desde las orejas hasta los labios, que también han adquirido una extraña similitud con el pico de un pato.

Sin embargo, Moore parece estar contenta con los resultados, pues ella misma ha colgado varios vídeos en su cuenta de Instagram

La insospechada sorpresa de Moore, en la actualidad sin pareja estable tras sus últimos noviazgos con el batería Sean Friday y la estilista serbia Marsha Mandzuka, ha desviado el foco de un desfile brillante y vibrante. Un espectáculo esperado con impaciencia por el mundo de la moda, curioso por descubrir las propuestas del prodigio inglés, que en septiembre tomó el relevo del fallecido Karl Lagerfeld para trabajar, como él, con Silvia Venturini Fendi.

Un canto a las mujeres

Después de siete años como director artístico de las colecciones masculinas de Louis Vuitton y de dos años con Dior Homme, donde todavía está a cargo de las colecciones, el creador inglés Kim Jones se dedica ahora a las mujeres.

Famoso por haber introducido con éxito los códigos del 'streetwear' en el mundo del lujo, el desafío ahora es aún mayor, ya que se mide con el punto de referencia de lo sofisticado en el arte de la moda.

Demi Moore posa en uno de los habitáculos de plexiglás, en el desfile de Fendi de París.

/ AFP / STEPHANE DE SAKUTIN

Kim Jones, de 47 años, crecido en el condado de Sussex, al sur de Inglaterra, pasó buena parte de su infancia cerca a la mítica residencia campestre de la escritora Virginia Woolf y su marido, donde solían recibir a grandes personalidades a comienzos del siglo XX.

Esa inspiración autobiográfica se mezcla con la historia de la marca romana, una de las más exclusivas y caras en el sector del lujo.

Kate Moss, entre las 'tops' del desfile de Kim Jones.

/ AFP / STEPHANE DE SAKUTIN

'Tops' de renombre

En el palacio parisino, acondicionado para la ocasión, han desfilado con magníficos trajes renombradas 'tops', entre ellas Naomi Campbell, Kate Moss y su hija, Lila Grace Moss, Christie Turlington, Cara Delevingne, pero también Leonetta y Delfina Fendi, hijas de Silvia Fendi.

Las modelos se instalaron luego entre barreras de plexiglás, con poses esculturales, o hojeando hermosos libros antiguos del grupo Bloomsbury, una colección de textos raros puestos a disposición para el desfile.

 Christie Turlington y Cara Delevingne (derecha), en el desfile de Fendi.

/ AFP / STEPHANE DE SAKUTIN

La inspiración

Los trajes largos bordados, las sedas y los colores recuerdan los frescos de Vanessa Bell y Duncan Grant que se encuentran en la finca de Sussex del círculo de Bloomsbury, donde grandes poetas y dramaturgos se reunían para criticar las diferencias sociales y la hipocresía de la sociedad.

Jones también retoma los colores de los mármoles de Roma en los pantalones y chaquetas mientras que con las creaciones de satén recuerda a su predecesor, Lagerfeld, al frente de Fendi por 54 años, quien murió hace un año y medio.

El diseñador rinde igualmente homenaje a la familia Fendi y sobre todo a sus mujeres, y llega a trabajar con la cuarta generación, Delfina Delettrez Fendi, hija de Silvia, a la que confió la dirección creativa de las joyas.

Te puede interesar

Fundada en 1925 por Adèle y Edoardo Fendi, fueron sus cinco hijas, Anna, Alda, Carla, Franca y Paola, las que manejaron por décadas el destino de la conocida marca, hasta la fusión en 2001 con el grupo francés LVMH, dejando solo el departamento creativo a cargo de María Silva Venturini Fendi, quien trabajó al lado de Lagerfeld como responsable de accesorios, de la línea hombre y niño.

Kim Jones cierra su desfile para Fendi en París.

/ AFP / STEPHANE DE SAKUTIN