TRAS SU AÑO MÁS POLÉMICO

Enrique y Meghan dan carpetazo a las redes sociales

  • En el primer aniversario del 'Megxit', de su distanciamiento de la familia real británica y de su mudanza a EEUU, los duques de Sussex ponen tierra de por medio de los 'haters' en Twitter y Facebook

  • La pareja mantiene, sin embargo, la cuenta de Instagram de la fundación Archewell

El príncipe Enrique y Meghan Markle, el día que anunciaron su compromiso, el 27 de noviembre del 2017, en el Palacio de Kesington.

El príncipe Enrique y Meghan Markle, el día que anunciaron su compromiso, el 27 de noviembre del 2017, en el Palacio de Kesington. / FACUNDO ARRIZABALAGA (EFE)

Se lee en minutos

EL PERIÓDICO

Este último año ha sido muy convulso para los duques de Sussex. Justo ahora, cuando se cumple el primer aniversario del 'Megxit', de la ruptura del príncipe Enrique y su esposa, Meghan Markle, con la agenda oficial de la familia real británica para impulsar sus propios proyectos y su independencia financiera, y de su traslado a Estados Unidos, donde han fijado su residencia habitual con su hijo, Archie, la pareja ha tomado otra decisión irrevocable. Han dejado definitivamente las redes sociales y "no planean" recurrir ni a Twitter ni a Facebook, aunque sí a Instagram, para promover la labor de su nueva fundación Archewell. 'The Sunday Times' ha sido el encargado de comunicar la decisión este domingo, citando fuentes próximas al matrimonio. Asimismo, señala que también "es muy improbable" que regresen a las redes a título personal, tras los ataques sufridos desde que se casaron, sobre todo ella.

"Por salud mental"

El pasado octubre, la duquesa, de 39 años, anunció que ya no tenía redes sociales personales por su propia "salud mental", y que no tenía ni idea ni le interesaba lo que decía de ella la gente en internet. Desde que abandonó el Reino Unido a principios del año pasado, junto a su familia, en parte como resultado de la hostilidad de los medios británicos, ha estado haciendo campaña contra los efectos negativos de las conversaciones y los comentarios tóxicos en las redes sociales.

“Para mi propio bienestar, dejé las redes sociales”, confesó la exactriz en la 'Cumbre de mujeres más poderosas de la próxima generación', organizada por la revista ‘Fortune’.

La decisión de los Sussex marca un nuevo paso en esa separación de la familia de Isabel II, apunta el rotativo.

Desilusión por "tanto odio"

Según la edición dominical del diario, "la pareja está desilusionada por el odio que han encontrado en las redes sociales", que agrega que Meghan ya había experimentado en sus carnes, acosada por multitud de trolls en internet".

"Me dijeron que en 2019 fui la persona más troleada del mundo", ha explicado ella misma en el podcast 'Terapia adolescente', donde evoca la sensación de "aislamiento" y las "nefastas" consecuencias del abuso 'online' que sufrió mientras estaba embarazada de su hijo Archie.

Antes de casarse y convertirse en duquesa, Meghan era conocida como la actriz de la serie 'Suits'. Tenía mucha presencia en las redes, con 1,9 millones de seguidores en Instagram; 350.000 en Twitter y 800.000 'me gusta' en Facebook, recuerda 'The Sunday Times'. Tenía hasta una página web y un 'blog' sobre estilo de vida, llamado 'Tig', donde promovía empresas y productos que apoyaba y ofrecía consejos de alimentación y viajes.

En abril de 2019, Enrique y Meghan batieron un récord al conseguir un millón de seguidores en apenas seis horas en su cuenta de Instagram @sussexroyal, perfil que dejaron de usar cuando rompieron sus lazos con la familia real y se trasladaron a California.

La pareja, que en noviembre reveló que el pasado verano había perdido un bebé en un aborto natural, solo mantiene activo a día de hoy el la página web y el perfil de Instagram de la fundación con fines sociales Archewell, un juego de palabras con el nombre de su hijo y el concepto 'bueno'. Por ejemplo, en este canal dieron a conocer la postal navideña de la familia, una ilustración realizada a partir de una foto que tomó Doria Ragland, la madre de Markle, o la colaboración con la fundación del chef español José Andrés para abrir cuatro comedores sociales para personas sin recursos en diferentes países.

El resto de la familia real británica, sin embargo, la reina, el príncipe Carlos y Camilla y los duques de Cambridge, Guillermo y Catalina, siguen difundiendo sus actividades y obras benéficas a través de Twitter, Instagram y Facebook, entre otros canales.

Noticias relacionadas

Debate en las redes

La decisión de los duques de Sussex se produce en pleno debate sobre la difusión del discurso de odio en las redes sociales, y cuando este pasado sábado Twitter ha suspendido "permanentemente" la cuenta del presidente saliente Donald Trump, ante el "riesgo de una mayor incitación a la violencia", tras el asalto al Capitolio de la semana pasada protagonizado por centenares de seguidores ultras del republicano. A falta de 9 días para que Joe Biden sea el nuevo inquilino de la Casa Blanca, Facebook y otros servicios como Instagram, Snapchat o Twitch también se han envalentonado y han suspendido el perfil de Trump.