01 dic 2020

Ir a contenido
Retrato oficial de Letizia, vestida de gala.

EFE / CASA DE S.M. EL REY / ESTELA DE CASTRO

'DE LA A A LA Z'

La enciclopedia definitiva de Letizia

El libro póstumo del cronista Carlos García-Calvo es un compendio de moda y estilo dedicado a la Reina, incluido algún dardo, como no podía ser de otra manera

Laura Estirado

A de anorexia, B de 'babydoll', C de canas, F de faralaes o L 'low cost'. Estas son algunas de las entradas de la "pequeña gran enciclopedia" definitiva sobre Letizia en la que el cronista de moda y estilo Carlos García-Calvo estuvo trabajando durante el confinamiento.  Los "atuendos" -"que no looks'- de la Reina que tantas veces escudriñó en sus columnas en la prensa -'El Mundo'- y en las revistas -'Telva' o 'Marie Claire'- y otras jugosas anécdotas acabaron tomando forma en un manuscrito que el dandi de lengua viperina -fulminaba por igual a "ciberpetardos", 'celebrities' y "cibeleros"- entregó a la editorial 24 horas antes de morir súbitamente en su apartamento de Madrid a finales de julio. Tenía 77 años, un dato que, por coquetería, nunca reveló en vida. 

"Creo que lo más feo que escribe de la Reina es que antes decía 'jolines'", aseguraba la periodista Marta Robles hace unos días en la presentación por Zoom de 'Letizia. De la A a la Z' (La Esfera de los Libros). Ella, íntima del erudito en protocolo y casas reales desde que lo fichó para su programa 'Madrid a la última', fue uno de los dos nombres que dio el porteño García-Calvo a la editorial para que le presentaran la que iba a ser su obra póstuma. Lorenzo Caprile, su gran amigo, "pupilo" y el que ha tomado el testigo de su columna de moda, era el otro.

El modisto, que tiene una entrada propia en el diccionario también es el autor del prólogo, una carta de amor a quien conoció hace 30 años y con quien vivió algunos de "los momentos más felices". 'Gordi', como le llamaba el mordaz articulista y autor de libros como 'El perfecto anfitrión' o 'Te vestiré como una reina', confesó en la conferencia telemática que en moda Carlos le daba "100.000 vueltas". "Bajo esa coraza de maldad y esnobismo se escondía un gran tímido", rememoró Robles, adicta a sus largas charlas sobre cine y literatura. Su última lección, este puzzle del universo Letizia, uno de sus personajes fetiche. He aquí algunas de sus piezas.

ALMENDRALEJO

Resulta toda una declaración de intenciones empezar la enciclopedia Letizia haciendo mención de la localidad pacense donde se casó en primeras nupcias con el profesor de instituto y escritor Alonso Guerrero. Se ofrecieron hasta 600.000 euros por las fotos de aquel enlace. Nunca aparecieron. "Y menos mal", suspira el autor ("las comparaciones son odiosas").

BLAHNÍK

"Gloria nacional" y autor de los zapatos que llevó en su boda la Reina. Se los regaló su entonces futuro cuñado Jaime de Marichalar. Llevaban bordados con hilo de plata símbolos de la Corona española. "Se estropearon con la tromba de agua que cayó ese día sobre Madrid".

COMPIYOGUI

Apelativo con el que Letizia se solidarizó con su amigo de clases de yoga Javier López-Madrid, criticado en 'LOC' -el suplemento de 'El Mundo' al que la experiodista tildó de "mierda"- por estar involucrado en el caso de las 'tarjetas Black' y por un supuesto pago de comisiones de su empresa, OHL, al PP.

ESCUDERO, SARA

Llama la atención que el alter ego de Mrs. Danvers, la pérfida ama de llaves de 'Rebeca', le dedique una entrada y una sarta de piropos a una colega y "máxima autoridad sobre el vestuario de la Reina", tal como define a la autora de la cuenta de Instagram @letizia_de_princesa_a_reina, que lleva 16 años analizando hasta el mínimo complemento del fondo de armario de su majestad.

IDIOMAS

Recuerda el columnista que cuando se hizo público el romance de Letizia Ortiz Rocasolano con el príncipe de Asturias, un "sicofante televisivo" dijo de ella que habían de pasar "25 años para que apareciera una periodista tan brillante", pues "hablaba nada menos que ocho idiomas". García-Calvo objeta: "La hemos escuchado hablar en catalán y en un inglés con ligero acento hispano, que sumados al español serían tres".

JOLINES

Antes de la boda real era su exclamación habitual, "algo muy criticado por la familia de su novio", y que ahora parece haber reemplazado por "algo decididamente más chic como 'merde!'". (ver 'Compiyogui').

MOCHILERAS

"Sus detractores -de la Reina- denominan así a cuatro o cinco amigas de soltera de Letizia con las que solía ir a cenar o asistir a conciertos con ropa desenfadada cuando era princesa de Asturias". 

NARIZ

Aunque su perfil original "nos gustaba" y le daba "cierta distinción", "su rinoplastia a manos del doctor Antonio de la Fuente, que al principio nos dijeron que era para corregir unos problemas respiratorios (...), la convirtieron en una mujer bellísima, posiblemente la más guapa de las reinas europeas".

SOPA DE ACELGAS

El plato que comían los Reyes, Leonor Sofía en el especial televisivo por el 50º aniversario de Felipe (en el 2018). Según el experto, "el vídeo fue muy criticado ya que no se suele tomar sopa al mediodía, siendo este un plato más 'ad hoc' para la noche (...). También se criticó que la Reina sirviera ella personalmente a su marido e hijas (...). En vez de que la gente alabase los gustos sanos de los Borbón Ortiz produjo un rechazo y muchos opinaron que aquello era un asco (sic) ya que parecía agua de mar no muy limpia en la que flotaban algas. O medusas". Según el primo de la Reina, David Rocasolano, en su libro 'Adiós, princesa', Letizia se pasó la infancia comiendo esta verdura. Para los que gusten, García-Calvo deja en la página 199 la receta del famoso caldo.

ZUMBA

"Cuentan que doña Letizia lo practica en su casa con un grupo de amigos, lo que explicaría su envidiable forma física".