24 oct 2020

Ir a contenido

PELEAS EN TWITTER

Figo exhibe fachada política y se pica con Rufián, Sánchez, Iglesias...

El exfutbolista azota por sistema a los partidos de izquierda con sus comentarios

Eloy Carrasco

Luís Figo y su mujer, Helen Svedin, en una gala en febrero pasado.

Luís Figo y su mujer, Helen Svedin, en una gala en febrero pasado. / AP

Hace unos días un suceso muy poco edificante arrancó de la memoria un lejano episodio, bochornoso. Algunos CDR expresaron su descontento por la inhabilitación de Quim Torra como presidente de la Generalitat lanzando cabezas de cerdo a los Mossos que custodiaban el Parlament, y de inmediato la imagen rescató aquel momento, en el remoto noviembre del 2002 en el Camp Nou, en el que un aficionado poco reflexivo arrojó a Luís Figo la cabeza de un cochinillo como desprecio a su traición. Tirar gorrinos a la policía parece una manera abrupta de hacer política y, aunque el exfutbolista portugués no recurra a la casquería, también ha decidido meterse en política de un modo brusco y a menudo faltón: el balcón de Twitter es notario. La última, una enganchada con Gabriel Rufián, alguien que no rehúye precisamente el fango de las polémicas en las redes.

Luís Figo (Lisboa, 1972) fue un jugador fabuloso que se movía por toda la delantera, preferentemente por el extremo derecho. Y justamente esa es, a tenor de las ideas que destila en sus tuits, la posición política en la que se siente cómodo hoy. El miércoles atizó al diputado de ERC, que había dicho en el Congreso: "Vox tiene aquí 52 diputados. Pero en realidad tiene 53, porque tiene uno en la Zarzuela". El portugués, que suele reaccionar cuando atacan al partido ultraderechista o a la Corona, no se resistió y replicó: "Alguna vez habéis visto este personaje en su intervención proponer soluciones para lo que sea? Y además lo que cuesta para todos los españoles!!! Más productividad y respecto y menos crispación". Rufián, menudo es, tardó poco en devolverla: "Lo que de verdad cuesta dinero a los españoles es no pagar a Hacienda, Luís".

La pelea ha continuado este jueves y el exfutbolista, (con una ortografía mejorable, hay que decir), ha contraatacado: "Caro @gabrielrufian para ser político hay que estar mejor informado y producir un poco más!! E pagado más a hacienda durmiendo que posiblemente tú despierto toda tu vida".

La lesión de César

El diputado de Esquerra, ya con los pulgares calientes, lo ha recibido como uno de esos centros en los que la pelota queda botando, a huevo para el empalme, y ha tirado de recorte con puntilla añadida. Junto a una captura de prensa con la noticia: "Figo pierde su batalla con Hacienda. El Tribunal Supremo confirma la deuda de 2,4 millones de euros del portugués con la Agencia Tributaria referida al pago del IRPF correspondiente a su periodo como jugador del Barcelona", Rufián remata: "Porque te tuvieron que obligar, Luís. Deja de dar patadas que no soy César". Hurga ahí el parlamentario en un oscuro caso en la vida deportiva de Figo, que en el 2005 provocó una lesión que obligó a retirarse al defensa del Zaragoza César Jiménez con una entrada alevosa. "Fue a hacer daño", dijo la víctima cuando anunció que colgaba las botas prematuramente, tras dos infructuosos años de quirófanos.

La entrada de Figo que acabó con la carrera de César, en el 2005. / DAVID CASTRO

Este agrio choque con Rufián es un capítulo más en la faceta como comentarista político de Figo, a la que se dedica con empeño en los últimos meses, siempre con la izquierda como objetivo de sus pullas. En julio comentó una noticia en la que se mencionaba un plan de Pedro Sánchez para subir los impuestos (el tema fiscal ya se ve que es delicado): "Empieza la desescalada!! Estrategia más previsible= + paro + pobreza". En otro tuit le llama mentiroso, y en uno de agosto se desboca contra el que es su verdadero demonio: Podemos. Cuando se especulaba con que el rey emérito Juan Carlos I había encontrado cobijo en Portugal, Figo tuiteó: "Bienvenido su Majestad aquí no hay coletas!!". La complicidad de la evasión.

Contra Iglesias y Monedero

También se muestra burlón con los salarios de Pablo Iglesias e Irene Montero, critica al líder violeta por su postura ante la okupación y se mofa de Juan Carlos Monedero por la, a su juicio, incoherencia de ser de izquierdas y comer en un restaurante caro. En medio, jaleó las manifestaciones de los 'cayetanos' del madrileño barrio de Salamanca (eso sí, "con prudencia") y, por si faltaran datos para marcar perfil,  también recibe su colleja Fernando Simón, y que no falte la adulación a Amancio Ortega.

Luís Figo se retiró del fútbol en el 2009, a los 37 años, como jugador del Inter de Milán. Atrás dejaba una carrera magnífica que cuando ya estaba en el Real Madrid, en el 2001, le llevó a ganar el Balón de Oro... gracias a una gran temporada como jugador del Barça. Había dejado el Camp Nou el verano anterior después de que Florentino Pérez lo convirtiera en 'galáctico' al pagar su cláusula de rescisión (10.000 millones de pesetas, 60 millones de euros, récord en su día) en medio de un escándalo colosal. Desde que abandonó los campos de juego, el portugués es embajador de la UEFA y está metido en varios negocios. Casado con la modelo sueca Helen Svedin desde el 2001, tienen tres hijas que recientemente han protagonizado una campaña publicitaria de joyas.