25 oct 2020

Ir a contenido

METAMORFOSIS DEL REY DEL SEXO

De Nacho Vidal a Ignacio Jordà, el mito porno ha mutado en 'coach'

Por amor a una novia prostituta entró en la industria para adultos, en la que ha reinado durante 26 años

Hace más de un año que se retiró, ahora lleva una nueva vida zen como empresario y asesor sentimental

Laura Estirado

Nacho Vidal.

Nacho Vidal. / AGUSTÍN CATALÁN

"¿Qué vas a hacer ahora con tu vida? Voy a hacer lo que me dé la gana y me haga feliz, me llene, que aporte, que sume, no solo para mí sino para todos". Así de zen explica Nacho Vidal en un su canal de Youtube su enésima, quizá la definitiva, retirada del porno. El astro rey del cine para adultos durante los últimos 26 años vive ahora volcado en su faceta de empresario de juguetes eróticos, pero también hace de 'coach' de parejas, se prepara para participar en el Rally Dakar 2021 y espera ilusionado la serie sobre su vida que estrenará la plataforma Starzplay.

El mito sexual español -tiene en su haber más de 600 películas como protagonista, casi 200 como director, 10.000 escenas con unas 5.000 mujeres y un total de 18 premios internacionales- asegura que la pornografía ya no forma parte de él: "Ahora soy Ignacio Jordà, el que siempre ha estado ahí, callado. Simplemente soy yo, más desnudo que nunca".

En verdad, al porno llegó por una carambola del destino, y por amor. "Con 20 años me enamoré de una prostituta, me enamoro continuamente -confesaba a David Barba, autor de su biografía, un 'best-seller' del 2004-. Le dije que dejara su trabajo, pero no quería que nadie la mantuviera y me pidió que hiciéramos algo juntos, porno en vivo". El chaval venía de una infancia compleja, con traslados y algún flirteo con las drogas.

De Mataró a Enguera

Ignacio Jordà González nació en Mataró, el 30 de diciembre del 73, pero pronto se trasladó a Enguera, en Valencia, donde ahora reside en una casa de campo familiar. En el pueblo de su padre, un importante ingeniero industrial local con una empresa textil, pasó su niñez. La crisis del petróleo golpeó de lleno a los Jordà y a su economía, tras lo cual Nacho empezó a frecuentar el lado salvaje de la vida y acabó alistándose en la Legión. Le destinaron a Melilla.

"Con 20 años me enamoré de una prostituta. Le dije que dejara su trabajo (...) y me pidió que hiciéramos algo juntos, porno en vivo"

A su regreso a Barcelona, se colgó de Sara Bernat, que actuaba en la mítica Sala Bagdad. Así fue como se subió al escenario por primera vez y así fue como conoció a José María Ponce, entonces al frente del Festival Internacional de Cine Erótico de Barcelona y, a la postre, su padrino profesional. El gran Rocco Siffredi fue su maestro, y quien, en 1998, le abrió las puertas de la industria en EEUU. Siguieron años de frenesí laboral. Con la ayuda de su hiperbólico miembro -famosa es su descripción de que no cabe en un vaso de cubata-, Nacho Vidal consiguió recuperar el morbo en un género que se había convertido en poco más que una sucesión de escenas de gimnasia.

En el trabajo siguió enamorándose, pues siempre ha dicho que ha sabido compaginar a la perfección su profesión y sus relaciones sentimentales. Su segunda novia fue su compañera Jasmine Shimoda, pero luego llegó Belladona, "su chica favorita" y con la que "mejor sexo" tuvo, suele recordar. Con la actriz venezolana Rosa Castro tuvo una relación tormentosa y una hija, Candela, en el 2007, si bien dos años antes había anunciado que se casaba -y se retiraba- con la modelo colombiana Silvia Romero, que también acabó haciendo cine X con el alias de Franceska Jaimes. Ella es la madre de sus otros dos hijos, León Violeta.

Su hija Violeta, un libro y un documental

Esta última nació varón, le pusieron Ignacio, pero hace dos años, tras una larga batalla judicial de sus padres, logró cambiarse el nombre en el DNI. Su historia inspiró una novela, 'Mi nombre es Violeta' (Santi Anaya, Planeta) y un documental homónimo producido por Mediapro. Con la asociación Chrysalis lleva años luchando por la causa y recaudando fondos para ayudar a las familias de menores trans.

Con la asociación Chrysalis el empresario ha recaudado fondos para ayudar a las familias de menores trans

Además de algunos papeles en películas convencionales -'Va a ser que nadie es perfecto', de Joaquín Oristrell, o 'Impávido', de Carlos Therón- y apariciones en videoclips, como el de 'Down with love', de Miguel Bosé, en los últimos años Vidal ha seguido en el candelero y no por su faceta más conocida. En el 2015, muchos años después de sus apariciones en 'Crónicas Marcianas', donde le llegaron a hacer en directo un molde de silicona del pene, se enroló en el 'reality' 'Supervivientes', donde quedó segundo.

En los últimos meses le ha tocado salir a desmentir públicamente que no tiene sida, sino el síndrome de Reiter, un tipo de artritis reactiva, y también le han vuelto a detener. La primera vez que lo arrestaron fue junto a su hermana, en el 2012, en el marco de una operación contra las mafias chinas en la que se le imputaba blanqueo de capitales. Y el pasado verano, la Guardia Civil le detuvo por el homicidio imprudente del fotógrafo de moda toledano José Luis Abad durante un rito de desintoxicación con veneno de sapo bufo en su casa de Enguera. "Soy inocente, fue un penoso accidente con el peor desenlace", declaró Jordà.