25 oct 2020

Ir a contenido

CUATRO AÑOS DE BATALLA JUDICIAL

Angelia Jolie & Brad Pitt: nuevo asalto

El actor no entiendo por qué su ex quiere apartar de su divorcio al juez que les casó

El Periódico

Un montaje con fotos de Angelina Jolie y Brad Pitt.

Un montaje con fotos de Angelina Jolie y Brad Pitt. / AP

Con esta expareja nunca se sabe. Han dado muestras de querer mejorar sus relaciones por el bien de sus hijos y de todo lo contrario. Se ha asegurado que él cumple con el régimen de visitas establecidas y también de que eso no es cierto.  Ambiguos siempre en sus declaraciones, han utilizado a los abogados para mantener un embrollo legal que dura ya cuatro años.


Lo último, de momento, es que Brad Pitt no entiende por qué Angelina Jolie ya no confía en la persona que les casó en el 2014 y al que hace unos años ambos contrataron de muto acuerdo como juez privado para que dirimiera su sonado divorcio. La pareja se divorció en abril de 2019 al pedir una causa bifurcada para declararse solteros antes de que temas tan espinosos como la custodia de sus hijos o el reparto de los bienes estuviesen zanjados, algo que aún colea. 


El lunes pasado se supo que Jolie había solicitado al Tribunal Superior de Los Ángeles la descalificación del juez en cuestión, John W. Ouderkirk, debido a que no había sido claro acerca de las relaciones comerciales con una de los abogados de Pitt, Anne C. Kiley.

Según el informe presentado, «Ouderkirk no dio a conocer los casos que demuestran la relación de cliente actual, recurrente y en curso entre él y la consejera del demandado».  Por eso pedían que fuera obligado a salir del caso «al crear duda razonable de su habilidad para mantenerse imparcial».

Contraataque

Y ahora ha sido el turno de los abogados que llevan la defensa de Pitt los que han contraatacado para defenderse de esas acusaciones. Para ellos, todo esto no es más que «un intento desesperado de Jolie para retrasar la adjudicación de cuestiones de custodia pendientes desde hace mucho tiempo». 


Según los representantes legales de Pitt, el juez Ouderkirk ha tenido un historial bien documentado con las partes en este procedimiento y fue seleccionado personalmente por Jolie para presidir la boda de los actores en el 2014 y actuar como neutral en varios asuntos de la pareja.

Ganar tiempo

Jolie y Pitt tienen una orden de custodia temporal vigente mientras continúan negociando los acuerdos finales y ese sería el motivo por el que la protagonista de Maléfica estaría intentando alargar el juicio, porque este le favorece mientras dure. La pareja tiene seis hijos: Shiloh, Vivienne, Maddox, Pax, Knox y Zahara. Aunque se sabe que Jolie ha luchado para darle la custodia mínima a su exmarido, finalmente el acuerdo incluirá una cantidad sustancial de tiempo también para Pitt.


En California es posible contratar a un juez privado cuya labor es reconocida por el sistema judicial y quien lleva adelante el proceso en la más estricta intimidad de un bufete de abogados al que la prensa no tiene acceso. Esa fue la vía que ambos actores eligieron para su divorcio esperando que no trascendiera nada a los medios, cosa que evidentemente no ha ocurrido porque durante todo este proceso se han ido produciendo filtraciones interesadas por ambas partes. 


Ahora, con las reclamaciones de Jolie, el caso ha llegado al Tribunal Superior de Los Ángeles, que dirimirá si el juez John W. Ouderkirk debe ser apartado del caso o seguirá al frente. La guerra continúa.