NOVIA SUFRIDORA

Ana Soria se lleva el primer susto en el ruedo

La joven almeriense ejerce de novia oficial del torero

Enrique Ponce tranquiliza a Ana Soria, tras la cojida sufrida en El Puerto de Santa María, este jueves.

Enrique Ponce tranquiliza a Ana Soria, tras la cojida sufrida en El Puerto de Santa María, este jueves. / EUROPA PRESS

Se lee en minutos

El Periódico

El culebrón taurino de este verano, la ruptura de Enrique Ponce y Paloma Cuevas y su cacareado idilio con la joven almeriense Ana Soria, vivió su primer susto este jueves en El Puerto de Santa María (Cádiz). Fue su peor tarde desde que se hizo pública su relación con el torero valenciano. Y es que el diestro sufrió una cogida durante su corrida ante la asustada mirada de su novia. La almeriense, que presenciaba por primera vez la faena desde la barrera, era testigo de excepción de cómo el toro cogía y volteaba a su novio alzándolo por los aires y provocándole una herida en el brazo.

Ana no pudó ocultar su angustia en el fatídico momento, que afortunadamente quedó en un susto. Tras recibir atención médica, Ponce pudo continuar con su faena y terminar la tarde sin más sobresaltos. La pareja está viviendo su momento de gloria en la prensa del corazón, y eso a pesar o gracias a todos los comentarios y memes vertidos en las redes. Y es que una vez se ha hecho pública su relación, el exmarido de Paloma Cuevas no escatima en gestos hacia la que ya es su novia oficial para dejar claro lo enamorado que está de la joven estudiante.

Mimos, confidencias, intercambio de miradas y muchos gestos de cariño entre Ponce y Ana Soria durante toda la corrida, en la que el valenciano no quitó ojo de la barrera donde la almeriense presenciaba la faena con varios amigos, es grupo que se hacen llamar los arrabataos. En la plaza se encontraba también el diputado Santiago Abascal.

La joven ejerce ya como novia oficial del diestro, y si en un principio se pensaba que no le acompañaría durante la temporada, su presencia en las plazas de Huelva, Plasencia y El Puerto de Santa María indica todo lo contrario. Por ahí circulan también las imágenes en las que navegan en yate por la costa de Almería y disfrutan de las noche en terrazas a la puesta de sol.

Y todo eso mientras Paloma Cuevas -que durante los años de matrimonio prefería quedarse en casa y no acudir a las plazas y que ha declarado que le desea al padre de sus hijos "todo lo mejor"- sigue recluida en la finca La Cetrina que la familia tiene en Jaén, con sus hijas, Paloma y Bianca y sus padres, Victoriano y Paloma. La 'socialité' tenía esta semana un recuerdo en Instagram hacia el hombre su de vida: su padre y publicaba una imagen de él de 1985 junto al texto: "Cuando era una niña recuerdo que te veía tan grande... Ahora que soy adulta te veo inmenso; por el amor que atesoras, por tu entrega con todos, por tu generosidad infinita, por tantas y tantas cualidades que siempre han sido guía de mi vida!". 

Te puede interesar