13 ago 2020

Ir a contenido

ENTREVISTA

El Mago Pop: "Sería genial hacer desaparecer el maldito virus"

Antonio Díaz regresará el 2 de septiembre a su Teatre Victòria con 'Nada es imposible'

Luis Miguel Marco

El Mago Pop regresa en septiembre al Teatre Victòria

El Mago Pop regresa en septiembre al Teatre Victòria / JOSEP GARCIA

Antonio Díaz (Badia del Vallès, Barcelona, 1986) tiene puesto el horizonte en el próximo 2 de septiembre, cuando espera retomar su espectáculo 'Nada es imposible' donde lo dejó, en el Teatre Victòria del Paral.lel, el teatro que compró con la ilusión de devolverle el brillo a esta avenida. 

-¿Recuerda la última función?

-Fueron días muy extraños. No sabíamos bien qué iba a pasar. Y de repente sucedió. Tuvimos que cerrar el teatro. En nuestro caso además era el primer año como propietarios.

-Usted que es dado a las teletransportaciones, ¿no pensó en esfumarse?

-O en hacer desaparecer el maldito virus, que sería genial. Todos estaríamos encantados. 

-Regresa en septiembre, con el aforo reducido.

-Sí. El publico ha respondido y estoy tremendamente agradecido. Son ya casi 100.000 personas que tienen su entrada para ver el espectáculo y sabemos que serán unos meses inciertos, que pueden pasar muchas cosas, pero nos mantenemos positivos. Ya veremos con qué aforo, esto lo marcarán las autoridades sanitarias, pero desde luego cargados de novedades y con ilusión.

-¿Algún número hará alusión al coronavirus?

-Sin duda. Pero haremos que el teatro sea tan seguro como quedarse en casa y que el público pueda desconectar de la desconfianza. El 2020 era muy importante para nosotros. Nuestro primer año con el teatro y nuestra aventura en Broadway, por eso me gustaría que el espectáculo siguiera creciendo y buscando nuevas metas.

-Profesionalmente, ¿los mejores años están todavía por llegar?

-Seguro. Si uno mira la evolución de un ilusionista, por ejemplo David Copperfield, que es mi referente, o de otros magos importantes, lo mejor está entre los 35 y los 45. Así que ahora tengo la sensación de que todo es posible y de que la aventura internacional es muy ilusionante. El nivel alcanzado me permite soñar en grande, en ser un referente a nivel mundial.

-La apuesta más difícil a nivel empresarial fue por Barcelona y el Victòria. ¿No se arrepiente?

-No. Y eso que sobre el papel era la idea más atrevida, la menos conservadora. Pero de verdad confiaba muchísimo en el poder de esta ciudad, que es increíble. Y en el Paral.lel, que fue una avenida de referencia, que no tenía nada que envidiar a la Gran Vía de Madrid y que este año, hasta la crisis sanitaria, nos estaba dando la razón, con la platea practicamente llena cada noche, con una acogida increíble.

-Alguno de estos días seguro se habrá parado delante de la marquesina con su foto. ¿Qué ha pensado? 

-Que un teatro vacío es un lugar supertriste. Se mezclaba la añoranza con la incertidumbre. Y el vacío. Porque un teatro con 1.200 localidades necesita de muchas funciones. Estos días que voy a ensayar sin público se hacen duros. Tengo muchas ganas de ver las butacas llenas de gente.

-Y después de una inversión técnica millonaria, ¿cuesta más de digerir?

-Imagine. Queríamos que nuestro espectáculo fuera comparable a los de Broadway costara lo que costara e hicimos la inversión técnica más importante que se haya hecho nunca en nuestro país. Realmente ahora mismo el Victoria es el teatro mejor equipado de España. Y todo eso acompañado de la compra del inmueble. Por eso tenemos que trabajar muchísimo para poder sacarlo adelante. 

-Detrás del Mago Pop, ¿cuánta gente hay?

-Unas cien personas, entre la compañía del Mago Pop y la compañía del Teatre Victòria.

-¿Ha tenido que hacer un erte?

-En algunos casos sí. También hemos resituado a muchas personas haciendo llamadas, porque hemos llamado uno por uno a todos los espectadores que habían comprado una entrada para buscar una solución en cada caso. Un auténtico tetris para cuadrarlo todo de nuevo.

-Porque estas semanas, creo, ¿debía estar en Nueva York?

-Eso es. Estrenábamos en Broadway por primera vez, en el teatro Hudson. Para mí era un 'highlight' vital y profesional. Precisamente esta semana han comunicado que Broadway estará cerrado todo este 2020 lo cual da también mucha pena porque nunca antes había sucedido. Espero que todo esto pase pronto y podamos seguir con nuestra vida. Pero iremos más adelante a Broadway, porque es la 'Champions Ligue' de los teatros. Cuesta muchísimo conseguir allí un hueco y los productores americanos y nosotros queremos estar. 

-¿Volverá con algún programa a televisión?

-Así es. Después de varios años en que con Discovery hemos hecho cosas puntuales y condicionadas siempre por el calendario teatral, que es mi negocio y lo que me gusta, teníamos ganas de hacer televisión y este año vamos a hacer dos proyectos muy bonitos, uno a nivel internacional como preámbulo de la gira, que pronto anunciaremos. Y estamos trabajando en ellos.  

-En este diario explicábamos también el varapalo sufrido por los pequeños espectáculos de magia.

-Imagine esos trucos de magia cercanos, de pequeño formato. Un trabajo bonito que también ha saltado por los aires. Ha sido brutal.

-Siempre cuenta experiencias con famosos, recuerdo una presentación con Arnold Schwarzenegger en el Victòria, pero quien de verdad le impresiona es Maribel Verdú.

-Sí. Lo de Arnold fue muy friki, de acuerdo. Pero sí, soy muy fan de Maribel toda la vida, yo suspiraba en mi adolescencia cuando oía su nombre o la veía en el cine o en la tele. Es mi actriz preferida, ella lo sabe. Vino a ver el espectáculo en Madrid y le encantó, así que un orgullo. 

-Entonces ¿sigue soñando con un Paral.lel luminoso?

-Ese es uno de mis mayores deseos, que el Paral.lel retome su luz, su brillo y que no solo vuelva a ser lo que un día fue sino que vaya más lejos de lo que ha estado nunca. Barcelona tiene todo el potencial y los empresarios teatrales, tanto privados como públicos, tenemos que buscar la máxima calidad para que el espectador vuelva a confiar en nuestros montajes. Estoy convencido de que los grandes musicales y los grandes espectáculos regresarán al Paral.lel.