EN LA REVISTA ¡HOLA!

Carmen Cervera: "El 'Mata Mua' no se vende"

La baronesa Thyssen espera llegar a un buen acuerdo con el Gobierno

Carmen Cervera, baronesa Thyssen, junto al ’Mata Mua’ de Gauguin, en 1999.

Carmen Cervera, baronesa Thyssen, junto al ’Mata Mua’ de Gauguin, en 1999. / EFE / JULIAN MARTIN

Se lee en minutos

EL PERIÓDICO

Recordemos. Tras la reapertura del Museo Thyssen-Bornemisza, cuatro cuadros no cuelgan de sus salas: Martha Mckeen de Wellfleet (1944), de Edward Hopper; El puente de Charing Cross (1899), de Claude MonetCaballos de carreras en un paisaje (1894), de Edgar Degas y Mata Mua de Paul Gauguin, que pertenecen la la colección privada de la condesa Thyssen, de 77 años. Los cuatro salieron en pleno confinamiento con el permiso de exportación previamente pedido al Ministerio de Cultura.

Este miércoles, en la revista ¡Hola!, la baronesa insiste: "El Mata MuaY aclara: "En estos momentos no hay ninguno vendido. Podrían volver a España si finalmente alcanzamos un acuerdo con el Gobierno". El Mata Mua de Paul Gauguin es una de las joyas de la colección de más de 420 obras que tiene prestadas a la pinacoteca por convenio firmado en 1999 y pendiente de reformulación desde hace más de tres años.

La baronesa transmitió hace unas semanas sus propósitos respecto a la emblemática obra de arte a través de su abogado, el exministro Ángel Acebes. Cervera quiere que el cuadro “se quede en España” y por eso está “dispuesta a seguir negociando con el Gobierno un nuevo acuerdo” sobre la continuidad del préstamo o la cesión de su colección.

Tengo muchos gastos

En su ánimo está seguir negociando con el Gobierno y llegar a un buen acuerdo, adelanta: "Tengo herederos y tengo que pensar en ellos, seguramente llegaremos a un acuerdo, por eso he dado tiempo hasta el 30 de septiembre. Pido un alquiler anual. Lo quiero para mis herederos. No puedo pretender que ellos hagan el mismo sacrificio que yo. Dejar el préstamo gratuito es imposible ya, no se puede. Todos tenemos problemas".

Tita reconoce abiertamente, como ha hecho en otras ocasiones, que necesita dinero. "Tengo muchos gastos y cuatro casas hipotecadas, tengo problemas económicos. Igual necesito vender uno de los cuatro, pero no los cuatro" .

Sobre si la desaparición de los cuadros es una forma de presión o chantaje al Gobierno, Cervera asegura: "No, ni mucho menos. Tan solo necesitaba que tuviera disponibilidad para poderlos prestar y vender alguno".

La baronesa ha vuelto a recordar que le han llegado propuestas desde el extranjero para, pagando un alquiler anual, exhibir su colección, pero nunca se ha querido ir de España. "Soy así, romántica como buena española".

Altruismo

Por su parte, el ministro de Cultura y Deportes, José Manuel Uribes, espera llegar a un acuerdo sobre la permanencia de su colección de arte en el Museo Thyssen-Bornemisza que pasa "necesariamente" por la vuelta del 'Mata Mua' de Paul Gauguin a la pinacoteca madrileña.

El titular de Cultura, en una entrevista en 'Los Desayunos' de TVE, ha admitido que no ha retomado las negociaciones con la baronesa tras su toma de posesión como ministro, pero ha expresado su voluntad de reunirse con ella y "mirar hacia delante" tras la salida de la obra de Gauguin y de los otros cuadros del museo. "No hay nada irreversible. Todo es reversible si hay buena voluntad", ha dicho. "No ha habido negociación propiamente dicha en estos meses. Yo ya me lo encontré así, pero me reuniré con ella para hablar de cualquier acuerdo en relación a su colección", ha indicado del ministro quien ha recordado que durante años la baronesa cedió sus cuadros gratuitamente al Museo Thyssen.

"Ahora quiere algún tipo de renta", ha explicado Uribes, que también ha precisado que la situación actual no es la de 2019 en alusión a la crisis provocada por la alerta sanitaria. "Vamos a ver a qué acuerdo llegamos, pero hay que ser consciente de que estamos en un momento de una crisis seria y de que hay que hacer un esfuerzo muy grande para que la cultura resista", ha indicado.

Noticias relacionadas

El ministro ha insistido, no obstante, que el Museo Nacional Thyssen Bornemisza es "intocable" y este litigio afecta exclusivamente a la colección privada de la baronesa.

Los problemas para renovar el convenio del préstamo del fondo privado por el descontento de Carmen Thyssen con las condiciones ya se puso de manifiesto cuando en el año 2012 la baronesa vendió en Londres The lock (La esclusa), de John Constable, por 28 millones de euros.

Temas

Auditori