NUEVA RELACIÓN

Ágatha Ruiz de la Prada vuelve a estar acompañada

La diseñadora sale con el ejecutivo Luis Gasset, según '¡Hola!'

Ágatha Ruiz de la Prada.

Ágatha Ruiz de la Prada.

1
Se lee en minutos
El Periódico

Hace unas semanas, la revista ¡Hola! recogía unas declaraciones de la diseñadora Ágatha Ruiz de la Prada en las que reconocía que no sabía estar sola. Pues bien, a sus 59 años, la empresaria está saliendo con Luis Gasset, un ejecutivo internacional de 52 años al que conoció justo antes del confinamiento. La portada de la revista ¡Hola! ilustra este miércoles la exclusiva con una imagen de la pareja durante un paseo por las calles de Madrid, en el que Ágatha luce una mascarilla diseñada por ella misma. Esta misma mañana, en declaraciones a Europa Press, Ágatha explicaba más lacónica: "Es un amigo y nos estamos conociendo".

Según apunta la revista, Gasset es  viudo, tiene dos hijas mayores y acaba de llegar a España para ejercer de director general de la casa de subastas de arte y joyas Ansorena, una de las más conocidas de Madrid. Antes, Gasset había trabajado como ejecutivo en varias firma de lujo como Bvlgari o LVMH y también ha sido vicepresidente de la compañía Qatar Airlines.

Noticias relacionadas

Su relación se inició justo antes de la crisis del coronavirus. Según la revista, les presentó una amiga en común que organizó una cena íntima para que se conociesen. ¡Hola! también explica que Gasset ha estado ingresado, en estado muy grave, por el coronavirus y Ágatha ha estado pendiente de su estado en todo momento.

Muy atras ha quedado ya su relación con el empresario Luis Miguel Rodríguez , el propietario de desguaces La Torre y también conocido como el rey de la chatarra, con el que rompió después de un escarceo amoroso de él con Marcia di Lele. Un Luis Miguel Rodríguez que no está atravesando precisamente uno de sus mejores momentos económicos. Pronto saldrá a subasta su amplia colección de coches clásicos. Se trata de un vasto conjunto de joyas clásicas entre las que encontramos automóviles históricos, pero también motos y modelos de competición y deportivos de alta gama. La empresa está en concurso de acredores desde el verano de 2018 al declararse insolvente