FAMOSOS AMENAZADOS

Chantaje con un ciberataque al bufete de abogados más famoso de Hollywood

Un grupo de delincuentes pide 21 millones para no divulgar datos confidenciales de Madonna, Lady Gaga y Robert de Niro

Lady Gaga, Elton John y Robert de Niro.

Lady Gaga, Elton John y Robert de Niro.

Se lee en minutos

El Periódico

Un grupo de delincuentes informáticos asegura haber entrado en los ordenadores del abogado Allen Grubman, uno de los más prestigiosos de Hollywood por llevar a grandes nombres del espectáculo mundial como Lady Gaga, Elton John y Barbara Streisand, entre otros. La banda reclama a su bufete, Grubman Shire Meiselas & Sacks, 21 millones de euros para no desvelar detalles personales de sus clientes.

Los piratas informáticos aseguran que tienen en su poder 756 gigabytes de datos, incluidos contratos y correos electrónicos personales, y como prueba para amenazar al despacho han difundido por redes sociales la captura de un supuesto contrato que pertenece a Madonna.

Según los medios internacionales, el FBI ya estará investigando la ocurrido, mientras tanto el bufete asegura que ya han dado aviso a sus clientes. "Podemos confirmar que hemos sido víctimas de un ataque cibernético. Lo hemos notificado a nuestros clientes y a nuestro personal. Hemos contratado a los expertos mundiales que se especializan en esta área, y estamos trabajando las 24 horas para abordar estos asuntos", afirma el bufete.

Te puede interesar

El método empleado, según la BBC, ha sido un ransomware, un tipo de virus informático que encripta los ordenadores y los delincuentes reclaman un pago para liberarlos.  En este caso, según el mismo medio, se trataría del grupo REvil o Sodinokibi, que se dieron a conocer el pasado enero con otro ciberataque, el cometido contra la compañía Travelex.

Entre algunos de los clientes más conocidos del despacho, además de los citados, figuran nombres como el de Priyanka Chopra, Robert De Niro, Sofía Vergara, Drake, LeBron James y Mike Tyson, además de Barry Manilow, Rod Stewart, Lil Nas X, The Weeknd y U2.