07 ago 2020

Ir a contenido

diseñador voluntario

Lorenzo Caprile: "Los gobernantes tienen una ciudadanía que no se merecen"

El modista madrileño reparte paquetes de comida de Cruz Roja a familias vulnerables

EL PERIÓDICO

Lorenzo Caprile, ayundando a la Cruz Roja.

Lorenzo Caprile, ayundando a la Cruz Roja.

La crisis del coronavirus ha sacado el lado más solidario de algunos de los rostros más conocidos del país. Es el caso de Lorenzo Caprile que ya lleva varias semanas ayudando como voluntario de Cruz Roja en Madrid. El diseñador tiene claro que en esta situaciones las personas con más repercusión son las que tienen que dar ejemplo al resto de la ciudadanía y ayudar en medida de lo posible, aunque el diseñador le resta importancia a su gesto. “No hay que presumir tanto, se hace y ya está", afirma. Junto a su compañero Javier, Caprile ayuda en el reparto de paquetes de comida a familias necesitadas, organizado por la sede de Cruz Roja en Cuatro Caminos.

El popular miembro del jurado del reality Maestros de la costura (TVE) reconoce cierto "egoísmo" en su voluntariado. “Cerrado el taller al menos haces algo útil y no te vuelves loco". COn su socarronería habitaul, asegura que no se considera un héroe. "La gente de la Cruz Roja sí que son héroes, llevan en esto muchísimos años ayudando a muchísimas personas ”

Caprile está convencido de que hay muchos personajes públicos con iniciativas solidarias, pero no puede dejar de lanzar una puya. "Me refeiro a ciertos famosos que están en casa haciendo videollamadas y maquillados perfectamente, pero no bajan a la calle. Y tampoco se libran  la gestión del Gobierno de Pedro Sánchez y Pablo Iglesias: "Veo que  la ciudadanía está quedando muchísimo más a la altura que los que están tomando las decisiones, años luz. Los gobernantes tienen una ciudadanía que no se merecen”.

Sin miedo a un contagio

Carprile afirma que no tiene miedo a un posible contagio. “Nunca he sido hipocondríaco y no lo voy a ser ahora, si me contagio, pues me contagié, qué le vamos a hacer”. Y ve un futuro  incierto. “Recordaremos estas semanas de confinamiento como nuestras últimas vacaciones, el después va a ser realmente apocalíptico”.

Como muchas otras empresas, el diseñador tuvo que cerrar su taller y aplicar un erte a sus trabajadores con la incertidumbre de no saber cuándo podrá volver a la actividad. “No sabemos cuándo volveremos a trabajar ni en qué medida ni en qué condiciones ni qué nos encontraremos a nuestro regreso, nadie sabe nada. El que diga algo concreto hoy es muy atrevido o muy ignorante, creo que nadie sabe absolutamente nada”, expone.

Lorenzo, que sigue viviendo en un hotel, asegura que ha tenido días de "autentico bajón". Para esos momentos Caprile tira de teléfono y de amigos “que aquí ves los que son buenos y los que no son tan buenos” y de familia “que creo que es el apoyo principal que tenemos todos”. Y aunque sostiene que le gusta la soledad, reconoce que la soledad impuesta por el confinamiento no es la deseada y que está intentando aprender a no “darle tantas vueltas a las cosas”.

Después de un mes como voluntario, el madrileño dice “haber perdido la noción del tiempo” y confiesa que cada día es “un poco el día de la marmota tampoco sé muy bien en qué día estoy”·

Temas Coronavirus