11 ago 2020

Ir a contenido

PRIMER HIJO EN COMÚN

Boris Johnson y su novia Carrie Symonds son padres de un niño

Sexto hijo para Johnson recientemente divorciado

Begoña Arce

El primer ministro británico, Boris Johnson, y su novia, Carrie Symonds, frente a la puerta de la residencia oficial.

El primer ministro británico, Boris Johnson, y su novia, Carrie Symonds, frente a la puerta de la residencia oficial. / VICKIE FLORES (EFE)

 Tres días después de volver al trabajo,  convaleciente aún de un contagio de coronavirus que le llevó a cuidados intensivos, Boris Johnson ha sido padre de nuevo a los 55 años. Su prometida, Carrie Symonds, ha dado a luz un niño “sano” en un hospital de la sanidad pública en Londres, no especificado. El bebé es el primer hijo para la madre, de 32 años, y al menos el sexto para Johnson, que nunca ha querido confirmar el número exacto de su prole.

La pareja  anunció el embarazo de Symonds y su compromiso matrimonial, el 29 de febrero, poco después de que Johnson obtuviera el divorcio de su segunda esposa, la abogada Marina Wheeler, con la que estuvo casado entre 1993 y 2018 y con a que tuvo cuatro hijos, ya adultos. Conocido por sus incontables relaciones extraconyugales, de una de ellas, con una consultora de arte, durante su etapa como alcalde de Londres, nació al menos una hija más, aunque una sentencia del Tribunal de Apelación del 2013 indica la posibilidad de que hubiera un segundo bebé.

Ausente en los Comunes

Johnson se ausentó el miércoles de la sesión de control semanal en el Parlamento, que hubiera sido la primera tras su reincorporación. Desde el banquillo del gobierno y también de la oposición, se repitieron los mensajes de felicitación a la pareja.  El primer ministro había comentado a principios de marzo durante una entrevista en televisión,  la posibilidad de tomarse la baja por paternidad, algo que ahora han descartado sus portavoces, debido al estado de emergencia nacional a causa de la epidemia.  

Johnson y Symonds, que ha trabajado en el servicio de comunicación del Partido Conservador, viven en el 11 de Downing Street. Cuando el coronavirus les atacó, ella se refugió en su piso en Londres donde pasó la cuarentena con síntomas leves del virus. Ambos se reencontraron más tarde en la residencia campestre de Chequers, donde Johnson pasó dos semanas convaleciente tras salir del hospital. Un mes, sin duda, cargado de intensas  emociones.