04 jun 2020

Ir a contenido

MUDANZA ESPERADA

Bigote Arrocet recoge sus bártulos de la casa de María Teresa Campos

El cómico acude a la residencia de la presentadora en Molino de la Hoz (Las Rozas) con una furgoneta

El Periódico

Bigote Arrocet recoge sus pertenencias de la casa de María Teresa Campos. / JOSÉ RAMÓN HERNANDO / EUROPA PRESS / VÍDEO: EUROPA PRESS

Tras dar por finalizada su relación el pasado diciembre, Edmundo Arrocet ha recogido por fin sus cosas en casa de María Teresa Campos. La esperada mudanza se ha producido este martes por la tarde, cuando Bigote ha acudido a la residencia de la presentadora en Madrid.

El humorista, de 70 años, ha llegado en coche, sentado en el asiento del copiloto.Tras él, ha entrado la furgoneta de mudanzas con la que Bigote ha recogido las cosas que guarda en la residencia de su expareja. Aunque, por lo que ha comentado la presentadora en varias ocasiones, el cómico chileno necesitará más de un viaje para llevarse todo lo que guarda en la que fue su vivienda.

Según algunos medios, María Teresa Campos, de 78 años, había abandonado el chalet para así no coincidir con su exnovio. De hecho, durante su entrevista en 'Sábado Deluxe' (Tele 5), la periodista explicó a Jorge Javier Vázquez la cantidad de ropa y enseres que Bigote acumulaba en su casa, desmintiendo así que ya los hubiera recogido.

María Teresa Campos no ha ocultado nunca su dolor al hablar de su separación del que durante casi seis años fue su amor: "Yo estaba muy mal, me despertaba por la mañana y lloraba por cualquier cosa", confesó hace varias semanas a Jorge Javier Vázquez, incapaz de contener las lágrimas.

Mala racha

La inesperada ruptura ha hecho mella en el ánimo de la veterana presentadora, un golpe que se sumó a la mala racha profesional que viene arrastrando desde que Mediaset no rrenueva su contrato en marzo del 2019: "Me he asustado mucho de cómo estaba, tenía mucho miedo de que me diera una depresión, pero no me ha dado y ya no me va a dar", aseguró.

A todos sus males, la periodista suma también el no deshacerse de su mansión en Las Rozas, pues la propiedad lleva a la venta desde el 2017 y para intentar encontrar comprador, hace unos meses decidió bajar el precio.