26 oct 2020

Ir a contenido

SEGÚN LA AUTOPSIA

La presentadora británica Caroline Flack murió ahorcada

La familia de la estrella televisiva airea un mensaje inédito qu escribió tras ser detenida: "Todo mi mundo y mi futuro han sido barridos"

Reuters

Caroline Flack, en una imagen de noviembre del 2011.

Caroline Flack, en una imagen de noviembre del 2011. / AP / JONATHAN SHORT

La presentadora de televisión británica Caroline Flack, exconductora del exitoso programa 'Love Island', se quitó la vida ahorcándose en su casa de Londres y los médicos no pudieron hacer nada para salvarla, han revelado este miércoles fuentes de la investación.

La noticia de su muerte, el pasado sábado, ha conmocionado el Reino Unido, donde se ha vuelto a abrir el debate sobre la conducta de los medios sensacionalistas, ya que habían publicado una avalancha de historias sobre su problemática vida privada. Sobre todo, después de que fuera apartada del programa tras ser detenida después de que su novio, el tenista británico Lewis Burton (27), la denunciara por malos tratos.

Flack, de 40 años, estaba a la espera del juicio por los cargos de agrisión, que ella siempre negó. Este incidente hizo muchos 'trolls' la atacaran en internet. 

Último 'post' en Instagram

Este miércoles, además, la familia de la estrella televisiva ha hecho público un mensaje inédito que Flack publicó en Instagram pocos días antes de quitarse la vida. Tras el arresto escribió que todo su mundo y su futuro habían sido barridos.

"He tenido una crisis emocional durante mucho tiempo", empezaba escribiendo. "Siempre he asumido la responsabilidad de lo que sucedió esa noche. Incluso aquella noche. Pero la verdad es que fue un accidente", decía. 

A finales de enero Flack pensó en publicar el mensaje en las redes sociales e incluso se lo llegó a mostrar a su madre, pero sus asesores le aconsejaron que no lo compartiera con sus millones de fans.

La 'reina' del 'reality'

Hija de un representante de ventas, Flack comenzó como camarera de una pizzería, pero se convirtió en una de las caras más prominentes del 'boom' británico de los 'realities' televisivos.

Después de presentar un programa matutino para niños, pasó a algunos de los espacios más importantes de Gran Bretaña de la última década, incluido 'The X Factor' y, más tarde, 'Love Island'.

En el 2014, Flack ganó el concurso de baile 'Strictly Come Dancing', uno de los programas con más audiencia de la televisión británica.