03 abr 2020

Ir a contenido

ENTREVISTA

Julián Gabarre: "La obsesiva perfección de Messi le convierte en un genio"

Publica un libro bajo la premisa: tu cara eres tú

Mireya Roca

Julián Gabarre.

Julián Gabarre. / LAURA GUERRERO

Julián Gabarre (Grañén, Huesca, 1947), doctor en Psicología, licenciado en Derecho y director del Institute of Craniofacial Psycology de Barcelona, tiene muy claro que “la cara es el espejo del alma”. Acaba de publicar ‘Psicología facial. Carácter y competencias. Tu cara eres tú’ (editorial Flumen), un libro con más de mil imágenes en el que explica la metodología para conocer cómo es el inconsciente de uno mismo y el de los demás, que, según asegura, determina el 98% de nuestra conducta, cualidades y competencias innatas.

-¿Qué es la psicología facial?

-Es una disciplina que estudia la personalidad, conductas, características, competencias y defectos de la persona a través del estudio metodológico del rostro y sus conexiones con el cerebro.

-¿En qué se basa?

-El rostro se estudia de frente y de perfil. El marco, el armazón óseo de la cara, determina las energías con las que cuenta la persona. Informa también de la vitalidad física y de sus capacidades de realización. A partir de cuatro fotografías se hace el estudio facial que permite ver la actitud de la persona frente a la vida, a los estudios o el trabajo. Aspectos que no se pueden ver con ningún test psicotécnico, ya que siempre se puede mentir.

-¿Desde cuando existe?

-Desde tiempos remotos, el hombre ha practicado la fisiognomía, que predecía que el que tiene una nariz así significa una cosa y el que tiene la boca asa significa otra, pero la psicología facial lo niega, ya que siempre dependerá de las otras partes del rostro. Por lo tanto, el todo es mayor que la suma de las partes.Si bien, las partes tenemos que tenerlas en cuenta en relación al todo y eso es más complicado.

-¿Cuál es el pilar de esta disciplina?

-El eje de la psicología facial o morfopsicología, formulada en 1937 por el psiquiatra francés Luis Corman, es que la psique determina la forma del rostro y sus facciones.

-¿A partir de qué rasgos se realiza el estudio?

-Existen parámetros como la anchura o estrechez del rostro; la tonicidad y los sentidos (ojos, nariz y boca). Hay que tener en cuenta si estos son grandes o pequeños, en relación a la cara. Otro de los elementos es el modelado del rostro. Asimismo, destaca el parámetro de la contención o proyección, visto de perfil. Además hay que tener en cuenta los elementos masculinos y femeninos de la persona, que tienen que ver con el carácter y la creatividad.

-Cuanta más armonía plasma un rostro, ¿más equilibrada es la persona?

-Sí, la ley de armonía nos dice el valor de la persona. Sin excesos, el potencial es mayor. Y es que la cara es el espejo del alma. 

-¿Con la psicología facial se puede saber si una persona es activa, vaga o egoísta?

-Se puede saber casi todo. Su grado de inteligencia, su carácter, sus aptitudes y actitudes... se puede saber si la persona es activa a nivel intelectual, afectiva, instintiva e imaginativa... También desvela como es su sexualidad y su inteligencia, si es lógica, abstracta o inconstante

-¿Cuántos rostros existen?

-Cuatro tipos: el redondo, plano, ondulado y abollado. El redondo es sinónimo de receptividad y facilidad para relacionarse. Suele corresponder a individuos sociables, dulces y benevolentes. El plano es propio de individuos muy sensibles y a la defensiva. Tienen problemas para relacionarse. El modelado ondulado, con contorno de serpentina, indica que la persona tiene un alto grado de socialización, mientras que el redondo es sinónimo de receptividad y facilidad para relacionarse. Este suele corresponder a individuos sociables y dulces

-¿Qué le sugiere la frente de Leo Messi?

-Es un rostro de frente inclinada con las protuberancias superciliares que le protegen mucho los ojos y le dan un pensamiento rápido en la toma de decisiones. Unido a un potente cuello, le dan la potencia de arranque de un toro y la rapidez de una gacela. Es obsesivo de la perfección lo que le convierte en un genio. El rostro de Messi es parecido al de Rafa Nadal. La frente inclinada con los ojos hundidos y protuberancias superciliares le dan al tenista una capacidad rápida de reacción en la toma de decisiones. Los pómulos anchos le aportan esa explosividad emocional contenida por sus ojos hundidos, pero también su necesidad inconsciente de ser protagonista y de ser querido. Los sentimientos juegan un importante papel en su personalidad. 

-¿Y la de Quique Setién?

-Posee un rostro con dominante mental y emocional lo que le convierte en una persona imaginativa con cierta perseverancia en lo que emprende. Si bien es poco flexible en los planteamientos y tiene necesidad de autoafirmarse, al final muestra condescendencia. La seguridad en sí mismo es mediana y ello le puede llevar a no poner la intensidad a su equipo en los momentos más críticos y replegarse en sí mismo. Casi se ha repetido a un Valverde.

-¿A usted le basta con mirar a una persona para saber cómo es?

-Así es. Y no solo eso, si me enseña dos rostros, podré decirle si esas dos personas se entenderán bien o no.

-¿Por ejemplo: Angelina Jolie y Brad Pitt?

-Jolie posee una estructura mental flexible y adaptable a nivel de ideas en la que los sentimientos y valores tienen un importante papel. Sin embargo, en sus relaciones es muy selectiva y le cuesta mostrar sus sentimientos. Tiene una falta de ternura debido a su componente masculino de su zona mandibular y estrechez en la nariz. Los pómulos de Pitt son más estrechos que sus mandíbulas, lo que significa que se deja llevar por sus instintos sobre su cerebro emocional. Es una persona poco empática y fría, con dificultad para sentir y hacer feliz a su pareja. 

-¿La cirugía estética altera el estudio de la psicología facial?

Muy poco. Le pongo un ejemplo: la reina Letizia se ha sometido a varias operaciones estéticas porque su estructura es abollada. Ella por más que se opere, seguirá teniendo un comportamiento complicado.

-¿Para qué y para quién es útil la psicología facial?

Sirve para orientar a cualquier persona para que conozca sus cualidades y sus carencias. Es una herramienta útil para profesores, psiquiatras, médicos, psicólogos, así como para expertos en selección de personal y en recursos humanos... Y, por supuesto, resulta útil para cualquiera que desee potenciar sus relaciones familiares, sociales, laborales e íntimas.

-Cuénteme alguna anécdota.

En una ocasión, me senté delante de diez presos en las dependencias de la policía científica de Barcelona.Y tuve que demostrar que, analizando sus facciones, era capaz de saber qué delito había cometido cada uno de ellos. Acerté en todos y como prueba me entregaron un certificado sellado por la jefatura de policía y firmado por el inspector jefe que efectuó las comprobaciones.