28 feb 2020

Ir a contenido

CIERRAN SU OFICINA

Los duques de Sussex despiden a su personal en Reino Unido

De momento se desconocen los planes profesionales de la pareja

EL Periódico

Meghan Marckle y Enrique. 

Meghan Marckle y Enrique.  / REUTERS/ TOBY MELVILLE

La distancia que han puesto de por medio y sus gestos cada día hacen más evidente el divorcio entre Enrique, de 35 años, y Meghan, de 38,  del resto de la familia real británica. La última muestra de su determinación de emprender una nueva vida lejos de Inglaterra llega desde la oficina que gestionaba sus actividades e imagen en el palacio de Buckingham, porque va a ser cerrada y sus 15 empleados, despedidos. Así lo ha adelantado en exclusiva el diario británico 'Daily Mail', que explica que los duques de Sussex se lo comunicaron a mediados de enero.

Según el 'Daily Mail', Buckingham intentará recolocar a uno o dos de los miembros del personal de la oficina puesto que ya han cerrado también su casa de Frogmore Cottage, en Windsor, y despedido a varios miembros del servicio, que ahora están negociando sus salidas. 

Entre el personal que ha dejado de trabajar para los Sussex ahora que se han marchado a Canadá está su jefa de comunicación, Sara Latham, una importante asesora de relaciones públicas que ya trabajó con los Clinton en el caso Lewinsky y que entró a la oficina hace poco más de un año para mejorar la imagen pública de sus clientes. También se marcharía Marnie Gaffney, la responsable de las giras que los duques realizaron por Australia y por África que tanto ayudaron a mejorar su imagen.

Actos en Londres

Mientras los duques se encuentran instalados en la isla de Vancouver, en Canadá, con su hijo Archie, que en mayo cumplirá 1 año, tomando decisiones acerca de su futuro profesional, Isabel II cuenta con ellos para que estén presentes en el servicio religioso anual de la Commonwealth que tendrá lugar en la abadía de Westminster el próximo 9 de marzo.

Además, también podría verse a Enrique en un concierto en el Royal Albert Hall de Londres dos días antes, el sábado 7 de marzo, en el que ya sería su último compromiso como capitán general de los Reales Infantes de Marina. Ese puesto lo asumirá la princesa Ana, tía de Enrique. Después el duque de Sussex y su esposa, ya sin cargos, oficina ni personal a su cargo, serán libres.

Aunque la promesa de la pareja es ser "económicamente independientes", tan como anunciaron, de momento no han dado el paso, aunque están en ello. Esta semana pasada, la pareja se trasladó hasta la Universidad de Stanford, en California, en un vuelo comercial desde Canadá. Allí pudieron reunirse tanto con académicos como con profesores de cara a crear su nueva organización caritativa. Antes también participaron en Miami en un acto organizado por el gigante financiero JP Morgan en el que fue su primer acto público desde que renunciaron a utilizar su título de alteza real y a recibir dinero de las arcas públicas.