03 jul 2020

Ir a contenido

ENTREVISTA

Sabela Ramil: "Hay muchas formas de vivir de la música'

La exconcursante de 'OT 2018' ha sacado su primer disco, 'Despedida', con el que la industria musical le da la bienvenida

Inés Álvarez

La cantante Sabela Ramil, en su visita a Barcelona.

La cantante Sabela Ramil, en su visita a Barcelona. / Ferran Nadeu

Sabela Ramil (Ourol, Lugo, 1994) no era la que más lloraba ni más reía ni más destacaba en 'OT', pero una vez en el escenario, sobre todo cantando en gallego rodeada de gaitas, deslumbraba. Y así, poco a poco, como le pasa en la vida, se fue ganando el corazón del público hasta hacerse con un cuarto puesto en la final. Ha publicado el disco 'Despedida' justo cuando la industria de la música le está dando la bienvenida.

Su primer disco se titula 'Despedida'. Tendría que ser el de Perales, no el de Sabela.

(Ríe). En principio es una despedida de mis canciones, porque yo las he creado y ahora las dejo volar para que  vayan a los oídos o los corazones de quienes quieran. Y también es cerrar una etapa para dar un paso a una nueva. Sentía que era un punto de inflexión. 

¿Los tres canciones que son solo suyas, 'Nai', 'Mi reina' y 'Despedida', las compuso en 'OT'?

'Mi reina' está compuesta antes de entrar y 'Nai', en la Academia. 'Despedida' la escribí una vez salí de allí. Allí vives todo muy intenso y mi mente necesitaba crear una barrera.

Tiene una de Luisa Sobral, hermana del eurovisivo Salvador.

Sí. Tener una canción de una artista como ella en tu primer proyecto es un lujo. Además, es portuguesa y cultural y musicalmente la conexión es fuerte.

Sabela acaba de publicar su primer disco, 'Despedida'. /FERRAN NADEU

Ha incluido tres canciones en gallego. 

Yo he nacido con eso. Forma parte de mí. Compongo en castellano y gallego. Sale de forma natural.

En la Academia, al cantar en gallego fue única. Dio un toque diferente.

"No me gusta nada que se lleve la política a un idioma"

Yo valoro mucho eso de una persona y de un artista. Hoy en día todos estamos influidos por las mismas cosas. Pero luego siempre hay un punto de esencia que individualiza a cada persona. 

Usted cantaba en su lengua y se veía natural. Si Miki lo hacía en catalán, era noticia.

Yo creo que eso es por las situaciones que estamos viviendo hoy en día. A mí no me gusta nada que se lleve la política a un idioma. Un idioma es algo cultural que forma parte de la forma de expresarse de esa sociedad y de esa comunidad, le da esa esencia. Y cada idioma tiene una sonoridad diferente dentro de la música y por eso es bonito cantar en varios idiomas. Aunque yo en catalán aún no he probado (ríe).

'Nai' tiene, además, un sonido folk. ¿Irá por ahí su carrera?

'Nai' es la canción que más arraigada está a la tierra en todos los sentidos: muscalmente y  por su letra. Pero yo quiero explorar e ir avanzando en lo que en ese momento sienta. Lo que intento hacer es partir de un lugar, pero no limitarme adónde voy. Que surja lo que tenga que surgir. 

"Yo en 'OT' entré poco a poco, porque en la vida también voy así"

En 'OT' empezó muy discreta. Pero fue evolucionando hasta quedar cuarta. ¿Tuvo que ver su carisma? 

Como estás en ese programa, la gente se engancha mucho a nivel personal. Yo entré poco a poco, porque en la vida también voy así. Luego voy cogiendo más seguridad y avanzo más rápido. Para mí fue bonito, porque, aunque desde dentro no eres del todo consciente de cómo suceden las cosas fuera, si eres favorito y esas cosas, notas que la gente te apoya. Y cuando estás aislado, eso mola.

Un cantante puede tener una voz virtuosa, pero resultar frío. Ese no es tu caso.

Yo eso lo valoro mucho de un artista. Lo que realmente quiero es que me transmita emoción y que me haga sentir algo. Quiero que la gente que me escuche lo haga por eso. Porque a mí me parece complicado llegar a transmitir.

¿Es lo que busca?

Sí. También porque va ligado a la profesión que tenía, y que tengo pero no ejerzo: terapeuta. Siempre he enfocado la música desde ese punto de vista: a nivel emocional y a nivel social. Siempre parto de ahí.

No todos los 'triunfitos' pueden ser un David Bisbal. Pero hay muchas maneras de dedicarse a la música. 

Hay muchísimas formas de vivir de la música, de estar en la música y de convivir con ella. 'OT' te da unas herramientas, y luego tu las acoges o no. Hay un mogollón de artistas muy buenos en España que hacen giras en lugares pequeños, pero parece que si sales de 'OT', tienes que hacer una gran carrera.

La cantante, cuando entró a participar en 'OT'. / RTVE

Con lo que no sería un trauma volver a ser terapeuta...

De hecho, antes de entrar en 'OT' ya lo decía: "Si entro, seré feliz, y también si no entro". Porque a mí mi trabajo de terapeuta me apasionaba. No lo viviría de manera trágica, porque siempre iba a estar dedicándome a la música.

¿Y qué le ha enseñado la musicoterapia?

Sobre todo me han enseñado muchas cosas las personas. La relación que establecen las personas con la música, con los sonidos, y entre nosotros para con la música, que es una herramienta muy importante que te hace liberarte mucho más y abrirte. Es capaz de desbloquear sentimientos, pensamientos y emociones que nunca podríamos haber expresado si no la tuviéramos ahí. La música es capaz de relajar, pero también de activarte, de motivarte. Puedes conseguir muchos estados con ella. 

"La música es capaz de relajar, pero también de activarte, de motivarte"

¿Renegará algún día de 'OT'?

Nunca voy a renegar de 'OT'. Estoy contentísima de haber estado allí y fue una etapa muy chula. A veces vives situaciones fastidiadas, porque estás aislada, todo hay que decirlo. Pero para mí es un balance muy positivo. Porque me llevo a 15 compañeros increíbles.

'Triunfos' les llama usted, en lugar de 'triunfitos'.

Sí. Quince tariunfos que he ganado. Porque en esa etapa es importante tener un apoyo de personas que realmente entienden lo que estás viviendo. Y luego está el aprendizaje. A nivel personal a veces te pones en situaciones que es difícil que te las encuentres en la vida, y siempre aprendes cosas de ti. Y a nivel profesional tienes la suerte de estar todas las semanas en un escenario de la tele y eso te hace aprender un montón.

¿Le gustaría participar en Eurovisión?

No es algo que yo me haya planteado como objetivo profesional, pero si es algo que te viene y tú puedes componer el tema y estás a gusto con el proyecto, ¿por qué no? Al final, es un festival de la música más.

¿Cómo le gustaría verse en un futuro?

Seguir viéndome por ahí con mi carrera (ríe). Con mis directos y demás. A lo que aspiro, no es que venga más gente a verme o menos. Aunque me gusta mucho los formatos íntimos, también los grandes, sobre todo ahora que lo he probado con los conciertos de 'OT'. Pero lo más importante para mí es en el futuro mirar atrás y decir: cómo he avanzado y cómo he crecido, cómo ha cambiado la música y yo con ella.