03 abr 2020

Ir a contenido

SUICIDIO A LOS 47 AÑOS

La tragedia del excéntrico Ari Behn

El exmarido de la princesa Marta Luisa de Noruega decidió quitarse la vida el día de Navidad

El Periódico

Una imagen de archivo de la princesa Marta Luisa de Noruega y Ari Behn. / AP / JONATHAN NACKSTRAND

Una imagen de archivo de la princesa Marta Luisa de Noruega y Ari Behn.
La tragedia del excéntrico Ari Behn

/

Ari Behn, exmarido de la princesa Marta Luisa de Noruega y  padre de sus tres hijas: Maud Angelica, de 16 años; Leah Isadora, de 14; y Emma Tallulah, de 11, se suicidó este miércoles, día de Navidad, a los 47 años.

Su representante fue el encargado de dar la triste noticia. «Con gran dolor en el corazón, los familiares más cercanos de Ari Behn informamos de que se ha quitado la vida. Pedimos respeto a nuestra vida privada de ahora en adelante», ha indicado Geir Håkonsund, en un breve escrito enviado a medios de comunicación noruegos.

Por su parte, los reyes Harald V y Sonia expresaron en otro comunicado su «gran pena» por la muerte de Behn, una parte «importante» de la Familia Real durante muchos años y del que conservan «buenos recuerdos», a la vez que lamentaron que sus nietas hayan perdido a «un gran padre». Los príncipes herederos, Haakon y Mette-Marit, han lamentado también su pérdida. "Fue un buen amigo, un querido miembro de la familia y un tío maravilloso, con quien compartimos muchos de los pequeños y grandes momentos de la vida".

Marta Luisa, primogénita de los reyes noruegos, y el escritor y pintor Ari Behn contrajeron matrimonio en el 2002 y forrmalizaron su divorcio en el 2016, el primero en la Casa Real noruega en dos siglos, al año siguiente. «Lo hemos intentado todo para salvar el matrimonio pero no podemos recuperar lo que tuvimos», eran las palabras con las que anunciaba Marta Luisa su separación. A partir de ese momento, Behn continuó con su vida, se volcó en la pintura y luchó contra sus demonios interiores, mientras que su exmujer rehizo su vida sentimental este año al lado del chamán Durek Verret.

Painting 1x1 m #art #abstractart

Una publicación compartida por  Ari Behn (@ari.behn) el 

Vestido de travesti por las calles del Raval

Durante los 14 años que estuvo casado con Marta LuisaBehn dio muestras de sus excentricidades y estuvo rodeado de polémica. De hecho, el escritor, que nació en Dinamarca, protagonizó sonados escándalos: Desde deambular como un mendigo por las calles de Londres, asegurar que votaba al Partido de los Trabajadores y era de izquierdas, acudir a tertulias televisivas, esnifar cocaína en un documental y hasta a tener su propio programa de televisión en el que se disfrazó de 'drag queen' por Barcelona. Fue en el 2010, cuando grababa un programa similar al de 'Callejeros' y recorrió las calles del Raval junto a Carmen de Mairena. «Soy un hombre de teatro, pensé que con un poco de maquillaje escandaloso podría quedar muy bien. Pasará mucho tiempo hasta que vuelva a travestirme», dijo tras provocar ríos de tinta.

Las declaraciones de la pareja sobre su relación abierta tampoco sentaron demasiado bien a los reyes: «Nuestro amor es más fuerte que nunca, pero nos permitimos flirtear con otras personas. En este sentido, somos muy libres. Si no, sería espantoso», aseguró el entonces marido de la princesa.

Sin embargo, la gota que colmó el vaso de la paciencia de los reyes noruegos fueron las imágenes que publicó la bloguera Marna Haugen, con Behn metiendo la cabeza entre sus pechos tras una cena. Pero no había sido el único «error» por el que él mismo afirmó que «la reina Sonia me asesinaría si pudiera», en una entrevista concedida a 'Vanity Fair' en el 2013, cuando aún estaba casado con la princesa noruega.

Premonición de su muerte

"No soy un hombre feliz", confesó hace diez años a la revista gratuíta noruega 'Massiv'. «Tengo tres hijas a las que adoro, y ellas me ayudan a levantar el ánimo, pero en general soy un depresivo crónico, y parece que cada día es peor y peor. Ellas son lo mejor del mundo, pero reconozco que soy un compañero de viaje muy difícil. Creo que más tarde o más temprano se verán obligadas a echarme de casa a patadas», adelantando lo que se produciría años después. «Tengo pequeñas crisis a diario. El problema más pequeño y más trivial puede hacerme saltar hasta golpearme con el techo. Tengo una crisis nerviosa por lo menos una vez al día», reconocía. «Voy a morirme solo, sin ninguna compañía. Solo y amargado. Es como si nunca fuera capaz de atarme a algo del todo», añadía, una reflexión que hoy parece un presagio de su muerte. 

Desde su divorcio con Marta Luisa, Behn escribió tres novelas, dos colecciones de cuentos y un libro sobre su boda, sufría depresión. En octubre del 2018 lo reveló en un libro titulado 'Infierno', a través de 50 cuadros y textos breves, contaba cómo había vivido la separación de su mujer. Presentada como «una novela con cuadros». «Puestos en lo peor, soy un payaso. Visto con más clemencia, soy una persona cualquiera y un actor. Para muchos, soy un loco», dijo en la presentación de su obra en la que admitía que sufría depresión y alcoholismo. «Es un gran cambio en mi vida. Se puede comparar con una muerte», decía sobre su divorcio, que resumía con adjetivos como «dolor, sufrimientos, extrañeza, tristeza y pérdida».

Además el exyerno de los reyes noruegos contaba que padecía una «ansiedad devoradora», que su enfermedad le provocaba frecuentes dolores de cabeza, alucinaciones y dificultad para respirar. También confesó que empezó a tener problemas con la bebida. Incluso llegó a acusar al actor Kevin Spacey de tratar de propasarse con él bajo la mesa durante una gala del Premio Nobel.

Min nye bok lansert forrige uke, roman med malerier #books #litterati #bøker

Una publicación compartida por  Ari Behn (@ari.behn) el 

Marta Luisa y Behn mantenían únicamente el contacto para hablar sobre los temas relacionados con sus tres hijas.La pasada primavera, se les vio juntos después de mucho tiempo, en un espectáculo ecuestre en el que participaban las niñas. Fue por ellas por las que el pintor trató de luchar contra problemas psicológicos. "Tenemos tres hijas y quiero que crezcan y se conviertan en personas independientes, con empatía y sentido de la realidad", aseguró a distintos medios noruegos.

Desde que se supo la noticia de la muerte de Ari Behn, los alrededores del palacio real en Oslo se han llenado de velas y flores que ciudadanos anónimos han ido depositando alli para hacer el último homenaje al escritor y exmiembro de la familia real noruega.