13 ago 2020

Ir a contenido

DOBLE MORAL Y CLIMA

'Green fakers': así son las contradicciones ecológicas de los famosos

DiCaprio, Harrison Ford, Alejandro Sanz y Javier Bardem son solo algunos de los que piden actuar contra el cambio climático, pero no renuncian a sus caprichos contaminantes

Mireya Roca

Leonardo DiCaprio posa en el estreno de ’Érase una vez en Hollywood’, el pasado mes de agosto, en Japón. / EFE / FRANCK ROBICHON

Leonardo DiCaprio posa en el estreno de ’Érase una vez en Hollywood’, el pasado mes de agosto, en Japón.
Harrison Ford llega a la Cumbre del Clima Cop25, el pasado martes, en Madrid.
Javier Bardem, en su discurso  en la novena jornada de la Cumbre del Clima (COP25) en la Feria de Madrid (IFEMA).
Alejandro Sanz, en su intervencion en la novena jornada de la Cumbre del Clima (COP25) en la Feria de Madrid (IFEMA), el pasado 10 de diciembre.

/

Son atractivos, famosos y tienen millones de fans que los adoran vayan donde vayan y hagan lo que hagan. Y como implicarse en el tsunami verde está de moda, muchos de ellos aprovechan su impacto en los medios para concienciar sobre las amenazas del cambio climático con distintas acciones a favor del planeta. A los famosos que difunden cualquier iniciativa contra el cambio climático se las conoce como 'celebrities ecofriendly', pero en algunos casos su ostentoso estilo de vida y su conducta no se corresponden con su conciencia social y su deseo de salvar a la Tierra, por lo que se han ganado también el apelativo 'green fakers', es decir, los verdes de mentira, los famosos que son ecologistas en la alfombra roja pero que dejan de serlo cuando retoman su vida privada.

Sin ir más lejos, Leonardo DiCaprio es reconocido, aparte de su dilatada carrera como actor, por ser una de las estrellas de Hollywood más implicadas en la lucha contra el calentamiento global. Pero mientras que predica que el uso de combustibles fósiles está desencadenando una catástrofe mundial, se desplaza por todo el mundo en yates diésel y aviones privados que consumen toneladas de combustible.

Vuelos privados frecuentes

"Si no actuamos juntos, seguramente desapareceremos", dijo en su promocionado discurso inaugural ante las Naciones Unidas. Pero algunos de sus seguidores dejaron de creer en su activismo cuando se percataron de que había volado casi 13.000 kilómetros en su avión privado para recoger un premio del grupo ecologista RiverKeeper Fishermen’s Ball, según publicó 'Page Six'. Y no solo eso: el intérprete viajó de Cannes a Nueva York para recoger el galardón y, 25 horas después, regresó a la ciudad francesa para asistir a una gala benéfica.

Quizá para aplacar su cargo de conciencia se comprometió a donar 15 millones de dólares en el World Economic Forum 2015 para colaborar en la protección del medio ambiente. Cuando ganó el Oscar a mejor actor por 'El Renacido' en el 2016, no se olvidó del cambio climático y, recientemente, en una convención contra esta crisis mundial afirmó: "Nuestro planeta no estará seguro hasta que no dejemos los combustibles fósiles en el lugar al que pertenecen". Pese a ello, los ecologistas han denunciado que su estilo de vida no entra dentro de los estándares de un defensor del medioambiente. De hecho, Robert Rapier, analista energético, incluso publicó en 'Forbes' la huella de carbono del actor: en el 2014, más de 44 toneladas.

Sin embargo, lo de viajar en jet privado, no es exclusivo de DiCaprio. Teniendo en cuenta que es el medio de transporte más contaminante, llama la atención que Harrison Ford, de 77 años, que es vicepresidente de la oenegé 'Conservation International' y tiene un largo historial en la lucha ecologista, aterrizó esta semana en Madrid para participar en la COP25donde declaró que "no estamos aquí para debatir los hechos. Ya sabemos qué hacer. Conocemos los hechos. Lo que necesitamos ahora es el valor para actuar". Sin embargo, el protagonista de 'La guerra de las galaxias' e 'Indiana Jones' en su tiempo libre se dedica a conducir sus ocho modelos de jet privado que posee en su rancho en Idaho (EEUU), donde también suele pilotar un helicóptero (un Bell 407) con el que, en más de una ocasión, ha colaborado en operaciones de rescate.  

Chaparrón de críticas

Javier Bardem es otro de los famosos que se encuentra en el ojo del huracán. El actor participó esta semana en la Marcha por el Clima, con un discurso marcado por la controversia al llamar "estúpido" al actual alcalde de Madrid, Luis Martínez-Almeida, por lo que más tarde, pidió perdón asegurando que se había "dejado llevar por un impulso en absoluto constructivo".

Las redes sociales no tardaron en reaccionar y recordaron al marido de Penélope Cruz algunos de sus comportamientos "hipócritas", que no predica con el ejemplo y que es un "incoherente" con su discurso y su vida privada, criticando directamente los coches de alta gama que conduce, concretamente un Lincoln Navigator, el SUV más contaminante del mundo. Un automóvil que carga un motor V6 de 3.5L de gasolina y con 450 caballos, que consume 17 litros de gasolina por cada 100 kilómetros.

Por su parteAlejandro Sanz tampoco se ha librado de las críticas Tras asegurar durante su discurso en la Cumbre del Clima  que, igual que hace Coldplay desde hace años, va a “implementar un estudio de la cantidad de CO2 que emiten” sus conciertos para que tengan “como principio básico la energía renovable”, han sido muchos los que han acusado a Sanz de hipocresía y de imponer una doble moral.

Junto a fotos del cantante con sus yates, lanchas, coches de alta gama, aviones privados y otros vehículos, numerosos usuarios de Twitter han querido poner en evidencia cómo el intérprete ha pedido que se “piense en los niños” y se impongan “sacrificios” a la población cuando él mismo no ha mostrado ningún compromiso, según han apuntado decenas de mensajes.